19 feb. 2019

Reseña: "Hola, ¿Te acuerdas de mí?" de Megan Maxwell


Título: Hola, ¿Te acuerdas de mí?
Autora: Megan Maxwell
Editorial: Planeta
Páginas: 563
Calificación: 3/5
Sinopsis: Alana es una periodista independiente que se refugia en su profesión porque es muy escéptica en cuestiones de amor. Un día, la revista para la que trabaja le encarga un reportaje en Nueva York, y allí, los caprichos del destino harán que conozca a Joel Parker, un atractivo norteamericano. Sin em­bargo, cuando Alana descubre que es capitán de la primera división de Marines del ejército de Estados Unidos, huye de él sin mediar palabra.
Incapaz de entender la reacción de Alana, el capitán Parker hace todo lo posible por comprenderla, hasta que descubre que el padre de la joven fue, como él, militar americano. Sin proponérselo y casi sin quererlo, Alana encontrará en Joel esa clase de amor especial e irrepetible del que su madre siempre le había hablado. Pero se topará también con una dolorosa parte de su pasado que nunca conoció y que su madre jamás pudo olvidar: su padre. Hola, ¿te acuerdas de mí? nos sumerge en dos historias paralelas con un final de película: dos relaciones en diferentes épocas, en distintas ciudades y con unas circunstancias que nada tienen en común, pero en las que el amor se convierte en el gran protagonista.
Si te gusta Megan Maxwell, no puedes dejar de leer su novela más íntima, basada en la historia de su madre y repleta de momentos emotivos que te harán tener los sentimientos a flor de piel.

Megan Maxwell es una de mis autoras favoritas desde siempre. La encontré en un momento en el que refugiarme en los libros era lo que me mantenía entera y podía pasarme horas enteras, sin dormir y sin pensar, enfrascada en sus historias. Tan fan que pueden encontrar en el apartado “reseñas” mis opiniones de casi todos sus libros. Pocos me quedan por leer. La sigo desde hace años y nunca un libro suyo me defraudó, pero este no me movió la fibra sensible, cosa que no me esperaba.
“Hola, ¿Te acuerdas de mí?” es una novela que entrelaza dos tramas diferentes con un punto en común, pero lo más importante es que una de estas está basada en hechos reales. La primera mitad del libro cuenta la historia de amor de los padres de Megan. Real y desgarradora historia, pero sobre todo preciosa, que plasma un amor profundo pero que nunca deja de ser tangible. Me gustó muchísimo, ambientado en una época distinta donde la situación de la mujer dista mucho de la actual y donde las cosas se vivían de otra manera.

Megan nos cuenta en esta historia, la vida de su madre y sus amigas después de haber tenido que salir de su país en busca de un buen trabajo y un mejor sustento económico. Nos acerca a la forma en la que varias mujeres, incluida su madre, tuvieron que adaptarse a un nuevo idioma y una cultura completamente diferente, y como en ese contexto ella conoció al hombre que iba a marcar su vida para siempre.
De la segunda historia no les cuento nada porque sería spoiler, pero pasa 35 años después y la conexión que hay hace que todo tenga sentido. Esta segunda parte no me gustó tanto como la primera, quizá se note un poco más la ficción haciendo contraste con la primera historia. No sé qué es, pero no conecté con los personajes de la misma manera.

Puedes engañar a la gente y a ti misma, pero al corazón no lo puedes engañar.

Es un libro muy bonito, triste y hermoso en un equilibrio perfecto, pero con un ritmo tranquilo. Estoy acostumbrada a encontrar en los libros de Megan una montaña rusa de sentimientos que me llevan a toda velocidad, con un ritmo totalmente vertiginoso, por un sinfín de emociones contradictorias que siempre me vuelan la cabeza. La falta de este viaje me dejó un vacío enorme, e hizo que no pudiese disfrutar de la lectura como esperaba. Quizá la culpa sea de todas esas historias maravillosas que he leído de ella antes, que dejaron el listón tan alto que no sé si pueda alcanzarlo de nuevo. Espero que sí.

Las dos tramas de este libro están narradas en tercera persona, con esa habilidad nata que tiene la autora de contarlo todo con frescura desde un ojo observador sencillo y ágil. De más está decir que tiene una prosa exquisita y una habilidad increíble para llenarlo todo de diálogos divertidos y naturales que hacen a cualquier lectura amena.
Los personajes me gustaron bastante, algunos más que otros, pero Teddy se ganó todo mi amor para siempre. Había demasiada verdad en él y no se dejó de notar en ningún momento, y al pensar en él y en la veracidad de su historia, no puedo evitar que se me piante un lagrimón. Duele bastante.

La vida estaba llena de recuerdos tristes, alegres, mejores y peores para todos y había que aceptarlos como parte del peaje que se paga por vivir.

En fin. Este no es el mejor libro que leí de Megan, pero no deja de ser una lectura agradable y una historia intensa para contar. Tiene drama familiar y una carga emocional que pesa de verdad, mucho sentimiento implícito y escenas para amar, reírse y llorar como es debido.

1 comentario:

  1. ¡Hola! La verdad es que me gustó y me pareció un libro muy emotivo especialmente en su primera parte. Un besote :)

    ResponderEliminar