30 sep. 2018

"Cuando la amistad me acompañó a casa" por Paul Griffin




-Título: Cuando la amistad me acompañó a casa.
-Autor: Paul Griffin
-Nº de páginas: 256 páginas.
-Editorial: Del Nuevo Extremo
-Mi calificación: 4/5 

Ben Coffin tiene apenas doce años y nunca fue bueno para hacerse amigos. Acostumbrado a las casas de crianza hasta que es adoptado, sabe que la gente puede desaparecer de su vida en cualquier momento. Tratando de superar los problemas de bullying en la escuela, prefiere usar su tiempo libre en leer libros de sci-fi, que consigue en la bioblioteca de Coney Island, donde encuentra un perrito abandonado. O, mejor dicho, es encontrado por el adorable Flip. Gracias a él, Ben conoce a Halley (la Chica Arcoíris, como decide llamarla), alguien muy diferente a las chicas que está acostumbrado a tratar y que tiene una difícil enfermedad.  Juntos inician una amistad muy especial, en la cual viven una serie de aventuras, que van desde entrenar a Flip para convertirlo en un perro terapéutico del programa Léele a Rufus, hasta escribir juntos una novela en la que entrelazarán magia, sci-fi y las historias reales de todos los personajes que conocen, en especial las de ellos mismos. Parado en el cruce entre la felicidad y las pérdidas, Ben debe descubrir por él mismo la verdad sobre la amistad, el significado de la familia y la magia de la vida.
Gracias Editorial Océano por el ejemplar ♥ 


Este libro es uno de los que siempre quise leer, pero que nunca compré. “Cuando la amistad me acompañó a casa me llamó la atención desde el primer momento, cuando lo publicó inicialmente Del Nuevo Extremo. Ahora, cuando lo ví en el catálogo de novedades del mes de agosto de Océano, no dudé en elegirlo. Me enganchó desde el principio, pero me costó un poco no sentirme incómoda porque claro, no sabía que estaba destinado a chicos grandes, y me resultaba surrealista, pero al enterarme bien de a qué público estaba dirigido, mi perspectiva cambió por completo.

En esta historia nos encontramos con Ben Coffin, un niño de 12 años con una vida dura, pero que por fin encontró la estabilidad que necesitaba. Ben es un nene huérfano que pasó toda su vida cambiando de familia de acogida y hogares de transición hasta ser adoptado por su madre. Ben tuvo que dejar incontables veces personas atrás en cada cambio, y empezar de nuevo, y ha perdido personas que quería muchísimo. En la actualidad, tiene el amor y la contención de una mamá estupenda, pero sus problemas pre adolescentes siguen porque sufre de acoso escolar, tiene compañeros bastante horribles que se la hacen pasar mal tanto a él como a su mejor amigo.
Un día, sin esperarlo, encuentra a una chica arcoíris. Una chica de su misma edad que viste de colores y que claro, no tiene idea de que va a convertirse en su persona favorita en el mundo. Halley es una chica fabulosa, de esos personajes que admiras y queres desde el primer momento, que despierta en Ben nuevas emociones y con quien, de la mano, van a crecer en muchos aspectos. El mismo día que Ben conoce a Halley, un pequeño peludo de cuatro patas lo sigue a casa y le cambia la vida del modo más hermoso que un animalito puede hacerlo.
Ben y Halley bautizan al pequeño perrito como Flip, y juntos, mientras se conocen y se descubren enfrentándose a nuevas aventuras, emprenden la tarea de entrenar a Flip para un programa de la biblioteca. La vida tiene preparadas para Ben unas cuantas pruebas más que va a tener que superar, pero el dolor siempre se mitiga mejor con los lengüetazos en la cara de un perro.

"Algunos libros cambian la forma en que ves el mundo, y luego está el libro que cambia la forma en que respiras".

Esta historia está cargada de dolor, un dolor inevitable que está contado sin crudezas, está contado con la intensidad con la que lo siente un nene de doce años, ya que el libro está narrado en primera persona desde el punto de vista de Ben. Trata temas como el acoso escolar, la huerfandad y todo lo que a esta rodea, y las enfermedades terminales.
Tiene un mensaje claro y contundente: La vida está ahí esperando a ser vivida, hay que aprovechar a las personas que queremos, disfrutarlas, y disfrutar de las cosas que nos hacen felices. Porque la vida está ahí, pero de pronto se desvanece.

“Cuando la amistad me acompañó a casa” es una historia cargada de la más pura ternura, que se desborda mientras el pequeño Ben va saltando los dolores, los cambios, y las perdidas mientras atraviesa su niñez en la huerfandad.
Lectura recomendada.


27 sep. 2018

"Una flor para otra flor" por Megan Maxwell


Título: Una flor para otra flor
Autora: Megan Maxwell
Editorial: Esencia
Páginas: 512
Saga: Las guerreras Maxwell 4
Calificación: 5/5
Sinopsis: Estar enamorado de la mujer que se desea olvidar no es algo que el joven e impetuoso highlander Zac Philips lleve bien. Tiempo atrás, Zac posó sus ojos en Sandra, una joven de mirada y pelo castaños que cautivó con su sonrisa. Pero cuando el padre de Sandra falleció, sus abuelos maternos las obligaron, tanto a ella como a su madre, a dejar las Highlands, su lugar de residencia, y regresar a Carlisle, un lugar en el que ninguna de las dos conseguía ser feliz, sobre todo cuando sus abuelos se empeñaron en concertarle un matrimonio.  Dispuesto a salvar a su amada, Zac partió hacia Carlisle, pero al llegar allí se encontró con Sandra riendo divertida con uno de aquellos ingleses. Ofuscado y con el corazón destrozado, regresó a las Highlands con la intención de olvidarla. Sin remilgos ni medias tintas, Sandra iba ahuyentando a sus supuestos pretendientes, ganándose así la enemistad de sus abuelos y, con el tiempo, cargando con la culpa por la muerte de su abuela.

Cuando llevaba varias semanas sin poder engancharme del todo con la lectura y bastante bloqueada, me di cuenta de que lo que me hacía falta era leer por placer. Las colaboraciones me estresan. Las amo, pero me estresan, y hacía bastante tiempo que no leía algo de mi género favorito, por ejemplo, que es el romance. Así que dejé el libro que estaba leyendo, y me puse a buscar algo en lo que ponerme a disfrutar. Quería una historia de amor de esas intensas que te provocan de todo, como para ver si se me despertaban esas ganas de leer hasta altas horas de la madrugada. Encontré el libro perfecto, o por lo menos en lo que a mis gustos personales respecta. Leo a Megan desde hace años, y empecé esta saga, la de las guerreras Maxwell, en 2013. Leí sus tres primeros libros encantada a medida que salían, y ya lejos de las nuevas publicaciones de la autora, ni me enteré de que había salido un cuarto. Poco me acordaba de lo anteriormente sucedido en las historias que la preceden, pero no hizo falta mucho drama, me enganché enseguida y refresqué todo al instante.

La saga de las guerreras Maxwell nos muestra la historia de un grupo de personas que se desencadenan desde el primer libro, que comienza a unirlas. Nos ubicamos en Escocia, época medieval, lleno de higlanders lindos, castillos imponentes y damiselas en su lugar de mujeres sumisas. Claro que estamos hablando de libros de Megan Maxwell, donde eso no existe, así que en su lugar nos presenta un montón de mujeres guerreras que se salen de la norma. Saben escalar árboles, usar la espada, disparar y pelear a pesar de su condición de mujeres, lo que a nuestros protagonistas masculinos, claramente les vuelve locos.

En este caso, conocemos la historia del pequeño ya no tan pequeño Zac. Zac es el hermano de Megan, protagonista de Deseo Concedido y que en aquella época, era solo un niño. Hoy es un hombre, despilfarrado y mujeriego, por supuesto, que busca su independencia y lucha por convertirse en un hombre al que respetar. Lleva toda su vida conviviendo con mujeres imposibles: Su hermana, la mujer de su amigo Kieran, la mujer de Naill. Todas ellas insufribles según él, contestonas, demandantes, todo lo que está mal en una mujer. Por eso está seguro de que lo que menos necesita en su vida es una mujer así. Quiere una chica delicada y cándida, respetuosa y que sepa guardar silencio, pero principalmente, que no le traiga problemas. Claro que el amor no entiende de eso y le pone delante a Sandra, una joven que conoce hace mucho tiempo y que siempre le despertó algunos sentimientos, pero que es igual o peor que su hermana y las mujeres con las que trata. Sandra es todo lo contrario a lo que Zac quiere para su vida, pero es todo lo que necesita.
Por supuesto las cosas son difíciles. Sandra acarrea una historia familiar dura y necesita escapar de eso, lo que va a traerles un montón de problemas.

La historia de amor es preciosa, va y viene quizá muchas veces, se pelean, se aman, se pelean, se aman, pero nunca cansa. Es intensa por todas partes y además tiene a los personajes de los libros anteriores, aunque ahora en segundo plano, avanzando con sus respectivas vidas.
La narración está hecha en tercera persona, como Megan nos tiene acostumbrados, y se mete en cada recoveco de la vida de los protagonistas, mostrándolo todo. Ya todos saben que su forma de escribir a mi me vuelve loca desde siempre, y esta vez no fue la excepción. Pasé una noche entera sin dormir con tal de avanzar, me atrapó por completo y me hizo frenar la vida, para poder leer. La lectura es súper fluida y fácil, y además, divertida. Me reí fuerte en muchas ocasiones, lloré porque el drama no falta en ningún momento, y me enamoré y disfruté de una historia de amor como pocas.
Ojalá esta saga sea eterna

7 sep. 2018

"Playlist las canciones de muerte" de Michelle Falkoff


Título: Playlist Las canciones de mi muerte
Autor: Michelle Falkoff
Editorial: Del Nuevo Extremo
Páginas: 288
Calificación: 4/5
Sinopsis: Para entender lo que pasó con su mejor amigo Hayden, Sam tiene que confiar en la lista de canciones y en su memoria. Pero cuanto más escucha se da cuenta que su memoria no es tan confiable como creía. Especialmente cuando alguien que pretende ser Hayden le manda mensajes enigmáticos, al mismo tiempo que comienza una serie de ataques contra los matones que le hicieron la vida imposible a su amigo. Sam sabe que tiene que enfrentar lo que ocurrió esa noche. La única manera: quitarse los auriculares y abrir los ojos a las personas que lo rodean (incluyendo una chica excéntrica e impredecible, también llena de secretos) para poder desentrañar la historia de su mejor amigo. Y quizás llegar a cambiar la suya propia.

Este es un libro que tenía muchas ganas de leer. Cuando recién lo publicó Del nuevo extremo, muchos de mis amigos bloggers lo leyeron, y tengo mucha confianza depositada en la opinión de alguno de ellos a los que les encantó. Cuando lo vi en el catálogo de novedades del mes de agosto de Editorial Océano no dudé en pedirlo.

En esta historia tenemos un poco de todo, y voy a tratar de contar sin spoilers, y con mucho cuidado, lo más importante de cada cosa. Voy a introducirme primero en la trama principal, que gira en torno a uno de los protagonistas y los recientes acontecimientos que le cambiaron la vida. Sam es un chico bastante marginado, pero feliz. Sus padres están separados y vive con su mamá que se mata trabajando para sustentar el día a día y su hermana mayor que es una pesada. No se relaciona demasiado, es un geek feliz de compartir sus pasiones y sus fetiches con los videos juegos, la música y las series de televisión con su mejor amigo Friki, Hayden. Ninguno de los dos sabe estar sin el otro, o eso parece, hasta que Sam encuentra a Hayden muerto en su cama la mañana post fiesta en la que todo salió terriblemente mal. De ahí en adelante, Sam tiene que crecer.

No es fácil perder un mejor amigo, y mucho menos si es tu único amigo. Tampoco es fácil descubrir que quizá no lo conocías tanto, porque a pesar de que tenía una vida de mierda, posta, nunca se te ocurrió pensar que podía hacer algo así. A Sam no se le ocurrió que Hayden pudiese estar sufriendo tanto, y no se lo perdona. Tampoco perdona a todas esas personas que se encargaron de hacer miserable su vida. De todas maneras, lo más difícil para Sam es descubrir que su amigo tenía secretos, cosas que él no sabía y que dejó escondidas en una playlist musical junto con un papel que ponía “Escucha y entenderás”.
Sam necesita entender, más que nada, pero también necesita sanar, crecer, sopesar todo lo que le está pasando y aprender a vivir con ello. En el camino, lo vemos sufrir, conocer gente nueva, enamorarse, y sufrir de nuevo. Supongo que el camino hacia sanar siempre duele un poco.



Sobre los personajes tengo que decir que me gustaron mucho. Por la estructura de la narración que lleva a Sam al pasado en muchas ocasiones, llegamos a conocer el perfil de Hayden incluso aunque esté muerto, y paseamos un poco por las cosas que le pasaron, el bullying, el acoso y la presión de su familia, el extraño odio de su hermano y de los amigos de éste, y el desprecio social hacia un chico claro, diferente. Este libro deja mucho para reflexionar sobre este tema, el bulying es la principal causa de suicidio adolescente así que no es algo para tomar con pinzas, es algo para tratar, algo de lo que escribir, y algo de lo que todos tenemos que leer.
Sam es bastante encantador, está lleno de inocencia a pesar de que ya es grande, es dulce, y a pesar de que se mira demasiado el ombligo, me cayó muy bien y sentí ganas de abrazarlo más de una vez. Hay un personaje femenino importantísimo que no les voy a nombrar, descúbranlo si no lo leyeron aún, y sino ya saben de quien hablo. Me pareció excelente. Una chica que no puede con su propia culpa, que no puede con la culpa de los demás. Todos tratan de aliviar el dolor, pero el dolor es así, como dijo uno de mis autores favoritos, el dolor demanda ser sentido.

La narración está hecha en primera persona desde el punto de vista de nuestro joven protagonista, lo que es bastante acertado ya que trata todo con la usual ironía juvenil ante casos que les marcan la vida, o ante cualquier caso, digamos. No hay manera de evitar sufrir, lo cuenta él mismo. Por otra parte, la pluma de la autora me pareció muy buena. La lectura fluye sin dificultades y el vocabulario es súper sencillo. A mí me pasó que la historia me atrapó 

1 sep. 2018

Review: "La sociedad literaria y del pastel de cáscara de papa de Guernsey



Pequé un poco por ignorancia.
Hace un par de semanas estaba viendo en Netflix que película podía mirar. No soy tanto de las películas, me gustan más las series, pero quería algo que no me generara un compromiso (ni un vicio) y me ayudara a descontracturar un poco. Suelo siempre, en estos casos, inclinarme por el romance, así que me guiaba un poco por los posters. Me acerqué al de esta película y maldito Netflix, me empezó a reproducir el tráiler en contra de mi voluntad. Me volvió loca, posta. Supe enseguida que iba a amar esa película, incluso supe antes de verla que se iba a convertir en una de mis favoritas, y sí, la vi. La vi sin saber que estaba basada en un libro, incluso aunque lo dice todo el tiempo: “Basada en la exitosa novela”. No lo vi, les juro. Estaba completamente obnubilada por la historia que contaba. Así que les cuento un poco, sin spoilers, lo que pueden encontrar en esta peli, y mi parecer.

Juliet Ashton es una joven escritora bastante reconocida, tiene dinero y vive bien, está rodeada de lujos y fiestas en las que parece que la guerra es solo una fantasía. No se siente en su lugar y se nota, hasta que, por supuesto, pasa algo. Los libros unen historias, unen personas, y a ella su propio libro la llevó a conocer la isla de Guernsey, cuando después de un intercambio de cartas con Dawsey Adams, decide inmiscuirse en historias ajenas en busca de inspiración.
La ocupación de los Nazis durante la segunda guerra mundial dejó a la isla devastada y en una pobreza profunda, pero el dinero no es lo que nos hace ricos. Esa isla tenía más de lo que Juliet podía tener en toda su vida vendiendo libros. Dawsey es el fundador de la sociedad literaria y del pastel de cáscara de papa, y al contarle la historia de como crearon, él y un pequeño grupo de personas, la sociedad y cómo se refugiaron en los libros en esos momentos, despierta en Juliet una pasión atropellada y desesperada por saber más, y durante una estadía en la isla, comprende y resuelve su propia vida. Allí no solo conoce a personas que sienten su mismo amor por los libros, sino que conoce gente a la que logra sentir como familia, verdaderos amigos, y un inesperado amor.
Además del romance que nos cuenta esta historia, tenemos dramas familiares durísimos, producto de la guerra y de la ocupación alemana. Es una historia impactante, fuerte, sensible, pero sobre todo llena de amor.

Ojalá todos la viesen, ojalá lea el libro, y ojalá todos la amen como la amo yo. No quiero contarles mucho más, solo incentivarlos a verla, así que me dejo de escribir y les dejo algunas imágenes junto al tráiler.






Trailer: