23 de febrero de 2019

Reseña: "Valeria en el espejo" de Elísabet Benavent


Título: Valeria en el espejo
Saga: Valeria #2
Autora: Elísabet Benavent
Editorial: De bolsillo
Páginas: 448
Calificación: 5/5
Sinopsis: "Valeria está inmersa en una vorágine emocional. Valeria acaba de publicar su novela y tiene miedo a las críticas. Valeria se está divorciando de Adrián y no es fácil. Valeria no sabe si quiere tener una relación con Víctor y mientras Valeria teme, llora, disfruta, sueña, Lola no sabe qué hacer con Sergio. Se siente sola. Carmen se ha despedido y lucha por comprender a Borja, su novio y antiguo compañero de trabajo y Nerea se levanta cada mañana con náuseas."





Estoy abstraída en esta historia que, en pocas palabras, me voló la cabeza. No puedo salir del estado de inmersión total, y hoy, mientras reseño el segundo libro de la saga, estoy a menos de 100 páginas de terminar el cuarto. Definitivamente, Beta es un viaje de ida. Empecé la saga el lunes pasado. Fue una decisión a la ligera, llevaba mucho tiempo queriendo leerla y nunca encontraba los libros en la biblioteca, y el lunes se me fue la olla y me dije que ya estaba, que los leía en digital y listo. En seis días, estoy terminando la saga que, ni soñé que me podía durar tan poco.

En esta segunda parte tenemos cambios importantes, pero claro, no puedo hablarles de ello, así que me voy a centrar en mis conclusiones e impresiones, mis estados de ánimo al leer y todos esos sentimientos que terminé sin poder controlar, y que hacen que hoy, esté teniendo una especie de crisis existencial porque hombre, Valeria podría ser yo, y sí que podría.
La historia está avanzada, ya nos dejamos de introducciones y nos sumergimos en la parte de toda historia en la que hay que tomar decisiones para poder seguir adelante. Muchas de esas decisiones implican cambios que no se superan del día a la mañana y que llevan no solo un duelo, sino una etapa de renovación que no siempre pasa como si nada, sin dejar una marquita para avisar por siempre de que esas cosas pasaron de verdad. Valeria está confundida, y quien no lo estaría después de que en pocos meses la vida te sacuda de esa manera, pero tiene que aprender a concentrarse en sí misma, en lo que necesita y, por supuesto, en lo que desea.

Continuamos también con las historias paralelas de sus amigas, Carmen, Lola y Nerea, que al mismo tiempo que Valeria, van sufriendo cambios que van marcando ese camino hacia la verdadera adultez que ninguna está dispuesta a aceptar.
No puedo decirles mucho, es segunda parte y se me podría escapar cualquier spoiler, pero quiero dejar en claro que este libro no decayó como suelen hacerlo las segundas partes, al contrario, lo leí más rápido que el anterior y me llenó de información importante. Pude, al fin, cortar ese lazo espantoso que me ató a Adrián en el primer libro y empezar a querer un poco a Víctor, aunque no de la manera en que debería. Víctor sigue sin ser mi personaje favorito, pero poco a poco se va ganando mi corazón. El resto de los personajes son tan entrañables que da la sensación de que uno podría, un día de estos, cruzarse por la calle con cualquiera de ellos. Pero así es la historia, tan real es escuece en esas partes de la vida que se nos vuelven vulnerables cuando leemos algo que nos toca la llaga, como a mí.

Para mí esta saga es especial, no sabría explicarlo, porque me mueve una fibra entumecida y me sacude tan fuerte que, del llanto hiposo paso a las carcajadas abruptas, y sin querer, termino enfrascada en una conversación conmigo misma, guionada por la misma Valeria. A este punto, creo que me estoy volviendo loca.
No queda más que agregar que recomendarles esta saga, que ya en febrero, se mete en mis favoritos del 2019.

20 de febrero de 2019

Reseña: "En los zapatos de Valeria" de Elísabet Benavent


Título: En los zapatos de Valeria
Saga: Valeria #1
Autora: Elísabet Benavent
Editorial: Suma de letras
Páginas: 480
Calificación: 5/5
Sinopsis: Valeria es escritora de historias de amor.
Valeria vive el amor de forma sublime.
Valeria tiene tres amigas: Nerea, Carmen y Lola.
Valeria vive en Madrid.
Valeria ama a Adrián hasta que conoce a Víctor.
Valeria necesita sincerarse consigo misma.
Valeria llora, Valeria ríe, Valeria camina...
Pero el sexo, el amor y los hombres no son objetivos fáciles.
Valeria es especial.
Como tú.
Altamente divertida, emotiva y sensual, Valeria llega para conquistar a aquellos lectores que se enamoraron con Federico Moccia o Blue Jeans y que ahora quieren algo más.

No sé por donde empezar, porque así quedo después de un libro de Beta. Ciega, sorda, muda y pasmada. Me deja en un estado de embriaguez emocional del que me cuesta horrores salir, pero a la vez siento una plenitud y una satisfacción que me gusta demasiado como para no repetir. Además de esto, me da un hambre de más que cuando termine con todos sus libros no sé que voy a hacer con mi vida. A estas alturas, y siendo esta la cuarta historia suya que leo, creo que me enamoré tan profundamente de sus personajes que terminé, incluso, enamorándome de ella. No es algo que se pueda evitar, es demasiado maravilloso el efecto aplastante de su forma de escribir. Porque una cosa es que una historia te guste y se te meta bajo la piel, y otra que un estilo, una forma de decir las cosas te mueva hasta lo que está debajo del piso, y eso es lo que me pasa. Me inspira, saca de lo más profundo sentimientos que no sabía que tenía, me rebela ante mí misma y me desborda. Leerla siempre es una experiencia que me deja seca, pero literal.

En esta oportunidad me tiré a leer su saga “Valeria”. Quería leerla hace rato, pero siempre fui eligiendo otros de sus libros. Cuando hace unos días Beta anunció en sus redes que Netflix adaptaría esta historia en una serie, me volví loca. No puedo comprar los libros en este momento, pero la biblioteca genia de mi pueblo los tiene casi todos, así que fui a buscarlos por ahí, pero alguien me había ganado de mano. No soy buena esperando, así que aquí estoy, devorándomelos en formato digital, quedándome ciega y disfrutando a lo loca.

Valeria tiene una vida normalita. Se dedica a lo que ama, escribir. Está escribiendo un nuevo libro después del exitazo del anterior, pero está atravesando un bloqueo escritor que la vuelve loca. Está felizmente casada hace muchísimos años y tiene un grupo de amigas de esas que todas queremos tener. Que envidia me dio. El problema de Valeria es que está desmotivada con la vida, sumida en una rutina y una falta de emociones que la fue apagando poco a poco sin que se diera cuenta. Nuestra protagonista se dejó estar, ya no se arregla como antes ni vive con intensidad, y cuando se da cuenta de que su matrimonio ya no es como años atrás, que su marido quizá no la desea y la quiere igual, ya es demasiado tarde como para hacer algo al respecto. Antes de avanzar más con la trama, tengo que contar que me volvió loca este tema. De verdad, lo sufrí a la par. No porque me haya pasado sino porque la llegué a entender de una manera que casi me dio miedo. Me agarró en una noche de esas sensibles, estaba con insomnio y un poco triste, así que toda esta parte me desarmó por completo. Sufrí con Valeria el silencio al que se sumía para no aceptar una verdad que era evidente y palpable. Sufrí y entendí cada acción y cada pensamiento que se cruzó por su cabeza. Creo que lo que más disfruté de este libro fue haberme puesto, de verdad, en los zapatos de Valeria.

Esconder las cosas importantes no tiene sentido y tampoco lo tiene retrasar las inevitables. Los sentimientos no son controlables, por mucho que algunos digan que se trata de cuestión de voluntad.

Ahora sí, continuando, Valeria conoce a Victor una noche cualquiera, así porque sí, y aunque desde el momento cero surge entre ellos una atracción sexual impresionante, no se deja llevar porque hombre, es una mujer casada y decente, jamás le haría una cosa así a su marido Adrián. Por muy mal que pinten las cosas, Valeria está enamorada, y el desquebrajeo insensible de su felicidad no es más que culpa de los demás. Victor es como un vaso de agua fría en su vida, o una jarra, o quizá un tanque. Hace salir a la luz una Valeria que ni ella misma conocía, pero que se obliga a mantener guardada. Este hombre se convierte, además de en una fantasía sexual de sueños, en un amigo en el que siente una extraña confianza, y una compañía que disfruta a pesar de esa tensión que los sobrevuela. Acá no hay historia de amor, pero hay declaraciones de intenciones y un proceso de cambio lento y doloroso que le abre las puertas a la Valeria que lucha por sus sueños, o que al menos piensa en eso.

Los personajes son todos maravillosos. Me sentí rara por el afecto instantáneo que sentí por Adrián. Se me metió en el corazón y me dolió la pérdida del amor y no pude entenderlo nunca. A pesar de eso, la conexión que sentí con él, si es que fue conexión, me hizo leer y entender este libro desde un punto diferente. No sé explicarlo porque ni yo lo entiendo todavía, pero es así. Victor, por ejemplo, me costó, y eso que es una divinura. Es un personaje masculino avasallante, de esos que desde la primera aparición te hacen decir “wow”, pero que tuvo que trabajar bastante y remarse a Valeria para conquistarme después a mí. No estoy enamorada de él, o no todavía, pero es un personaje maravilloso. Como siempre, los personajes que más me gustan son las amigas de la protagonista. En todos sus libros, Beta cuenta muchas historias, las historias de cada una de las amigas de un grupo que te desacomoda las costillas de lo diferentes que son sus miembros. En este caso pasa lo mismo, tenemos a Lola, Carmen y Nerea, todas diferentes, con estilos de vida, formas y personalidades tan distintas que nos sabría explicar cómo no chocan constantemente, pero son perfectas.
Cada una de las chicas tiene su propia historia de amor, algunas de antes, y otras que aparecen a medida que se desarrolla la trama. Cada una tiene que pasar su propio infierno para seguir adelante, pero lo maravilloso de este tipo de amistad, es que nunca están solas. Además del grupo de amigas, tenemos todo un círculo social que aparece constantemente y que muestra una habilidad increíble de la autora para entrelazar cada detalle, cada historia y cada acción, de manera que no queden cavos sueltos a pesar de la cantidad de cosas que pasan.

La narración está hecha en primera persona desde los ojos de Valeria y desde ahí mismo, cuenta las intimidades de sus amigas. El ritmo es completamente vertiginoso. La misma historia y todos esos sentimientos haciendo colisión te empujan a través de las páginas hasta que de repente te das cuenta de que te fuiste de mambo y no dormiste en toda la noche porque estabas ocupada leyendo. Perdón, eso es una experiencia personal. Es un libro que se lee fácil y se lleva como trago fuerte a la madrugada. Viaja rápido y es completamente adictivo.

Es fácil sentirse bien con uno mismo si al lado tenemos a alguien que se ha diluido en la total adoración hacia nuestra persona.

“En los zapatos de Valeria” es una primera parte introductoria llena de cosas, una historia que duele, que te lleva a llorar y a reírte a carcajadas, porque eso es lo que tienen las historias como esta, casi reales, que te pueden hacer sentir. Una prosa sensual que lleva a los personajes al límite de lo que quieren y te empujan como lector hacia esa felicidad que duele. Todo así de intenso.

De lo mejor que voy leyendo el año y lectura recomendada del mes de febrero.
Por favor, háganse un favor y vayan a leer a Beta. Todo el mundo la necesita.


19 de febrero de 2019

Reseña: "Hola, ¿Te acuerdas de mí?" de Megan Maxwell


Título: Hola, ¿Te acuerdas de mí?
Autora: Megan Maxwell
Editorial: Planeta
Páginas: 563
Calificación: 3/5
Sinopsis: Alana es una periodista independiente que se refugia en su profesión porque es muy escéptica en cuestiones de amor. Un día, la revista para la que trabaja le encarga un reportaje en Nueva York, y allí, los caprichos del destino harán que conozca a Joel Parker, un atractivo norteamericano. Sin em­bargo, cuando Alana descubre que es capitán de la primera división de Marines del ejército de Estados Unidos, huye de él sin mediar palabra.
Incapaz de entender la reacción de Alana, el capitán Parker hace todo lo posible por comprenderla, hasta que descubre que el padre de la joven fue, como él, militar americano. Sin proponérselo y casi sin quererlo, Alana encontrará en Joel esa clase de amor especial e irrepetible del que su madre siempre le había hablado. Pero se topará también con una dolorosa parte de su pasado que nunca conoció y que su madre jamás pudo olvidar: su padre. Hola, ¿te acuerdas de mí? nos sumerge en dos historias paralelas con un final de película: dos relaciones en diferentes épocas, en distintas ciudades y con unas circunstancias que nada tienen en común, pero en las que el amor se convierte en el gran protagonista.
Si te gusta Megan Maxwell, no puedes dejar de leer su novela más íntima, basada en la historia de su madre y repleta de momentos emotivos que te harán tener los sentimientos a flor de piel.

Megan Maxwell es una de mis autoras favoritas desde siempre. La encontré en un momento en el que refugiarme en los libros era lo que me mantenía entera y podía pasarme horas enteras, sin dormir y sin pensar, enfrascada en sus historias. Tan fan que pueden encontrar en el apartado “reseñas” mis opiniones de casi todos sus libros. Pocos me quedan por leer. La sigo desde hace años y nunca un libro suyo me defraudó, pero este no me movió la fibra sensible, cosa que no me esperaba.
“Hola, ¿Te acuerdas de mí?” es una novela que entrelaza dos tramas diferentes con un punto en común, pero lo más importante es que una de estas está basada en hechos reales. La primera mitad del libro cuenta la historia de amor de los padres de Megan. Real y desgarradora historia, pero sobre todo preciosa, que plasma un amor profundo pero que nunca deja de ser tangible. Me gustó muchísimo, ambientado en una época distinta donde la situación de la mujer dista mucho de la actual y donde las cosas se vivían de otra manera.

Megan nos cuenta en esta historia, la vida de su madre y sus amigas después de haber tenido que salir de su país en busca de un buen trabajo y un mejor sustento económico. Nos acerca a la forma en la que varias mujeres, incluida su madre, tuvieron que adaptarse a un nuevo idioma y una cultura completamente diferente, y como en ese contexto ella conoció al hombre que iba a marcar su vida para siempre.
De la segunda historia no les cuento nada porque sería spoiler, pero pasa 35 años después y la conexión que hay hace que todo tenga sentido. Esta segunda parte no me gustó tanto como la primera, quizá se note un poco más la ficción haciendo contraste con la primera historia. No sé qué es, pero no conecté con los personajes de la misma manera.

Puedes engañar a la gente y a ti misma, pero al corazón no lo puedes engañar.

Es un libro muy bonito, triste y hermoso en un equilibrio perfecto, pero con un ritmo tranquilo. Estoy acostumbrada a encontrar en los libros de Megan una montaña rusa de sentimientos que me llevan a toda velocidad, con un ritmo totalmente vertiginoso, por un sinfín de emociones contradictorias que siempre me vuelan la cabeza. La falta de este viaje me dejó un vacío enorme, e hizo que no pudiese disfrutar de la lectura como esperaba. Quizá la culpa sea de todas esas historias maravillosas que he leído de ella antes, que dejaron el listón tan alto que no sé si pueda alcanzarlo de nuevo. Espero que sí.

Las dos tramas de este libro están narradas en tercera persona, con esa habilidad nata que tiene la autora de contarlo todo con frescura desde un ojo observador sencillo y ágil. De más está decir que tiene una prosa exquisita y una habilidad increíble para llenarlo todo de diálogos divertidos y naturales que hacen a cualquier lectura amena.
Los personajes me gustaron bastante, algunos más que otros, pero Teddy se ganó todo mi amor para siempre. Había demasiada verdad en él y no se dejó de notar en ningún momento, y al pensar en él y en la veracidad de su historia, no puedo evitar que se me piante un lagrimón. Duele bastante.

La vida estaba llena de recuerdos tristes, alegres, mejores y peores para todos y había que aceptarlos como parte del peaje que se paga por vivir.

En fin. Este no es el mejor libro que leí de Megan, pero no deja de ser una lectura agradable y una historia intensa para contar. Tiene drama familiar y una carga emocional que pesa de verdad, mucho sentimiento implícito y escenas para amar, reírse y llorar como es debido.

18 de febrero de 2019

Reseña: "La guía del caballero para el vicio y la virtud" de Mackenzi Lee

Título: La guía del caballero para el vicio y la virtudAutora: Mackenzi LeeEditorial: V&RPáginas: 450Mi calificación: 4/5Sinopsis: Henry "Monty" Montague nació y se crió para ser un caballero, pero nunca fue uno domesticado. Los mejores internados de Inglaterra y la constante desaprobación de su padre no han sido capaces de frenar sus pícaras pasiones, salas de juego, noches pasadas con botellas de alcohol o despertar en los brazos de mujeres o hombres. Pero mientras Monty se embarca en su Grand Tour de Europa, su búsqueda de una vida llena de placer y vicio está en peligro de llegar a su fin. No sólo su padre espera que él asuma la propiedad de la familia a su regreso, sino que Monty también está atendiendo a un amorío imposible con su mejor amigo y compañero de viaje, Percy. Aun así no está en la naturaleza de Monty renunciar. Incluso llevando consigo a su hermana menor, Felicity, se compromete a hacer de esta escapada de un año un último hurrah hedonista y coquetear con Percy desde París a Roma. Pero cuando una de las decisiones temerarias de Monty convierte su viaje en el extranjero en una persecución desgarradora que se extiende por toda Europa, pone en tela de juicio todo lo que sabe, incluida su relación con el chico que adora.

Este libro no estaba en mis planes. Fue una sorpresa y una caída libre con los ojos cerrados, pero sabía que no me iba a decepcionar porque fue recomendación de Luz de La nerd escondida que nunca me falla. Había visto esta portada en muchos blogs y sobre todo en Instagram, pero nunca me detuve a ver de qué trataba, porque sinceramente no me llamaba mucho la atención. El caso es que a pesar de que es larguito lo leí súper rápido y me terminó gustando mucho.
Henry Montangue, Monty para los amigos, es un joven que está completamente salido de la línea de comportamiento que se espera en la alta alcurnia de la sociedad de la época. De familia noble e hijo de un conde, se espera de él nada menos que porte de un caballero, pero Monty no podría estar más lejos de eso. Se pasa la vida entre fiestas y alcohol, malas contestaciones, falta de empatía y simpatía, y por supuesto, desnudo con mujeres y hombres diferentes. Pero Monty tiene un secreto inconfesable, un pecado. Está perdidamente enamorado de su mejor amigo, el chico con el que compartió absolutamente toda su vida: Percy.

Nos estamos mirando, simplemente mirándonos, y juro que hay vidas enteras contenidas en aquellos diminutos segundos compartidos.

Monty tiene una relación pésima con su padre, que es el culpable de la mayoría de sus problemas porque, claro, es una persona horrible. El padre de Monty le impone un plan para lograr redimirlo y que se convierta en un verdadero caballero. Un tour por Europa con un cicerone que lo corrija y lo lleve por el buen camino. Tiene un año para lograr ser quien él espera, y de no lograrlo, quedaría exento de su herencia y sus cargos de familia noble.
Este viaje significa mucho más para Monty de lo qué está dispuesto a admitir, y más porque tiene servida en bandeja la compañía de Percy, que viajará con él, y de su hermana Felicity, a la que no soporta.
Eso es todo lo que voy a decir de la historia. A partir de ahí las cosas emprenden un rumbo inesperado y los personajes se ven enfrascados en una aventura tras otra, una más peligrosa que la otra.

Tenemos acción, un romance queer de época impresionante, relaciones que avanzan, cambios grandes en los personajes, peligros, y alquimia. Sí, alquimia. Me encantó la forma en la que las investigaciones alquimistas tienen peso en esta historia y hacen que la trama gire y gire en torno a este tema. Es lo que la hace realmente interesante y la que marca el camino de los personajes a través de sus aventuras peligrosas.
Al principio Monty no me gustaba porque era todo lo que está mal, pero resultó encantarme hacia el final. Percy, por otro lado, me gustó muchísimo, y ni hablar de Felicity, que terminó siendo mi personaje favorito del libro.
Toda la historia está escrita en primera persona desde la perspectiva de Monty, lo que deja entrever los cambios que el personaje va teniendo a lo largo de la trama.

Me gustó mucho este libro, no me voló la cabeza como esperaba, porque a veces, debo reconocer, me aburría un poco, pero disfruté cada parte y cada progreso en el proceso de Monty en convertirse en caballero, en el caballero que él mismo quiere ser.
Lectura recomendada.


17 de febrero de 2019

Mi opinión de la serie "Sex education" (Original de Netflix)



Sex education es la serie del momento en Netflix, y por fin, esa es una noticia que me gusta mucho. La sexualidad es un tema que se está abriendo camino sexualmente, para avisarnos que está ahí, que podemos hablar de ella con normalidad, y que más que poder, deberíamos.
La trama está centrada en una escuela secundaria británica donde un montón de adolescentes hacen cosas de adolescentes. Exploran su sexualidad.

Otis tiene algunos problemas con todo lo referente al sexo y su práctica, pero tiene mucho conocimiento gracias a que su madre es terapeuta sexual, cosa que a veces le genera algunos problemas. En la escuela, Maeve es una chica extrovertida, con pinta de ser la mala pero que resulta ser un corderito con piel de lobo, al revés del dicho. Su situación de vida la mantiene vulnerable y su falta de dinero y el resiente descubrimiento del conocimiento sexual de Otis, forman juntos una clínica en la que dan consejos sexuales y románticos a los demás estudiantes a cambio de dinero. Parece que podría salir mal, pero es increíble la cantidad de información que a la juventud le hace falta sobre este tema, que creo es el mensaje más importante que deja esta serie. La educación sexual es necesaria, muy.
Con esta trama central se desarrollan muchas historias. Amistades y amores van en creciente mientras la clínica va teniendo su cometido, y todo fluye de una manera en la que es imposible no conmoverse e incluso estallar en carcajadas. Esta es una serie que está muy bien llevada, se disfruta un montón, entretiene, empuja a tomar conciencia y, además, es linda. La ambientación es genial, por momento pareciera que estamos viendo una serie ochentosa pero olé, tienen celulares. Todo es un gran combo de cosas que están bien.


Esta serie, además, te enseña desde a poner un preservativo hasta que el placer está bien y es necesario. Me encantó la forma en la que se encararon los temas y se fusionaron con las historias personales de cada personaje. Tenemos desde educación sexual, drogas, alcohol, aborto y feminismo, hasta romance y amistades dramáticas con problemas familiares. Es, de verdad, increíble.



Ojalá la vean, porque está buenísima. Esta primera temporada tiene tan solo ocho capítulos que se pueden maratonear en un día y quedó abierta a una segunda temporada. Espero sus comentarios.
Nos leemos