20 may. 2019

Reseña: "Primero pide perdón" de Sarah Dessen


Hola che Espero que estén arrancando con todo la semana. Hoy quiero hablarles de lo que me pareció “Primero pide perdón”, novela de Sarah Dessen publicada en español por Maeva Young. Este libro es novedad de este mes de Editorial Océano y ya pueden conseguirlo en cualquier librería del país.




Título: Primero pide perdón
Autora: Sarah Dessen
Editorial: Maeva Young
Número de páginas: 416
ISBN: 978-84-16690-76-3
Mi calificación: ⭐⭐⭐⭐⭐Sinopsis: «Siempre crees que quieres que la gente se fije en ti. Hasta que se fija.» Peyton, el carismático hermano de Sydney, ha sido siempre la estrella de la familia. Pero su comportamiento cada vez más imprudente acabará en una condena de cárcel. Sydney no entiende que sus padres se preocupen tanto por Peyton y tan poco por la víctima del accidente. Desconcertada por su actitud, se refugia en los Chatham, en especial en el protector hermano mayor, Mac.
En colaboración con Editorial Océano Argentina.
Sarah es una autora que me gusta mucho. Hace unos años leí de ella “Te vas sin decir adiós” y me gustó muchísimo, y al llegar a esta lectura con las expectativas puestas en mi primera experiencia con la autora, pensé que quizás no iba a estar a la altura. Estaba equivocada.

Sidney es una chica que siempre se sintió invisible. Lleva toda la vida viviendo a la sombra de su hermano mayor, Peyton. Este siempre fue increíble, bueno en todo, brillando y resaltando tanto que la simple Sidney solo caminaba tras él. Nuestra joven protagonista siempre amó a su hermano, pero cuando al ir creciendo, Peyton se fue metiendo en problemas cada vez peores, esa sombra que dejaba sobre ella se hizo cada vez más grande. Ahora no solo estaba a oscuras, sino que también cargaba con las culpas de él, cargaba con los castigos, con la preocupación de sus padres porque no siga el mismo camino. Todo como si la única posibilidad fuera ser como Peyton, como si Sidney no fuese simplemente Sidney, una persona diferente.
Cuando las cosas se ponen realmente feas, nuestra chica encuentra consuelo en Layla, una nueva amiga que no conoce nada de su vida, ni de su pasado, ni a su hermano. Con Layla, Sidney simplemente es ella misma y encuentra en la familia de su nueva mejor amiga, no solo el consuelo y la compañía, sino la posibilidad de ser vista. La familia de Layla la ve, y Mac, el hermano de su amiga, también.

Que cosa del bien este libro. La verdad es que pensé que iba a encontrarme un romance adolescente más, y sin embargo es lo que menos predomina en esta historia. Por supuesto que está, pero no tan presente, sino como un condimento extra para endulzar una historia tan cargada de sentimientos duros. Es, más que nada, una historia de conflictos familiares, de dificultades que, aunque no son en primera persona, te rozan, te lastiman y te modifican. El gran mensaje está ahí, entre líneas, y es sencillamente maravilloso. Encontré una amistad mágica y hermosa, encontré tanto amor por todas partes, de ese que se queda en los momentos difíciles y fui tan conscientemente feliz por ser parte de alguna manera que no puedo más que atesorar esta historia en mi corazón.

“El futuro nunca se puede romper, porque aún no ha tenido la oportunidad de existir. En un momento dado estás caminando sola por un bosque oscuro, y de pronto el paisaje cambia y lo ves. Algo inesperado y asombroso, casi mágico, que jamás habrías encontrado si no hubieras seguido avanzando.”

Los personajes son grandiosos, algunos desde su complejidad y otros desde la simpleza, pero siempre justo. Sidney me parece un personaje admirable. Tan noble y leal a su propia razón de justicia, con tanto sentido común y objetividad para una chica de su edad que no pude dejar de quererla. Me pasó que odié un poco a sus padres y al mismo tiempo entendí a su madre y a la necesidad de proteger a su cría en el mal camino, pero me pareció horrible que no vea a Sidney, que no sea capaz de interpretar o notar las señales. Me dolió, y ni hablar del padre, que personaje que no aportaba nada. Y sin embargo ahí aparece la familia de Layla, tan diferente y hermosa a la vez, con sus propios problemas para abrazar los de Sisney. Fue maravilloso.
La trama tiene algunos giros interesantes y algunas escenas que le aplicaron suspenso y que me volvieron loca. Prácticamente me comí las uñas mientras leía, se me subió la ansiedad y me sentí mal, preocupada, dolida y cuando casi pensé que todo eso había sido relleno, me entero de que en realidad es uno de los aportes para que Sidney salga de la invisibilidad. A veces tienen que pasar cosas terribles para que te vean.

No puedo decir mucho de la narración porque para mí Sarah es sencillamente maravillosa. Lo leí rápido porque me atrapó desde el principio y me sentí parte, como si pudiese sentarme en el pasto con Sidney y sus amigos y no solo compartir con ellos, sino sentir lo que sienten. El ritmo no es vertiginoso, pero sí ágil. La lectura es amena, entretenida y muy llevadera. Fue uno de esos libros que cerras con una sonrisa no solo porque la historia valió la pena, sino porque la experiencia de solo sentarte a leer fue agradable.
En fin, primero pide perdón es una historia adolescente sobre superación personal, con un drama familiar que me tocó mucho el corazón y que le puede pasar a cualquiera. Es una historia simple cargada de sentimientos que merece ser leída y que les súper recomiendo. 


Sobre la autora
Esta autora norteamericana ha escrito más de una docena de novelas juveniles, publicadas en treinta países, de las que se han vendido millones de ejemplares. Su destacada aportación a la literatura juvenil, le ha valido el premio Margaret A. Edwards Award de la American Library Association. Vive en Carolina del Norte con su familia .


16 may. 2019

Mi primera experiencia con Stephen King: Reseña de "Christine" y "Carrie"



Hola che, espero que estén teniendo una buena semana y que ya se estén preparando para disfrutar el finde. Por aquí vengo a hablarles de mi primera experiencia con Stephen King, “El maestro del terrorese tipo que escribió las historias en las que basaron las películas de terror más famosas de la historia, o algo así. Todos escuchamos hablar de él en algún momento, todos conocemos al maldito payaso de Penyhouse que nos arruinó la infancia a todos los que somos de los 90’, o cementerio de animales, película con la que seguro tuvieron pesadillas cuando eran chicos. Stephen King es una especie de eminencia en la literatura y era un gran pendiente que tenía. Descubrí que en la biblioteca de mi pueblo tienen una gran colección con sus libros y me dije: Ximena, es el momento de leer a King. La verdad es que, como primera experiencia, estoy muy decepcionada. Tanto Márketing alrededor de ese slogan del maestro del terror dando vueltas por la historia que, inevitablemente, yo esperaba algo que de miedo, y francamente, lejos está de eso. Entiendo también las épocas y a continuación cito una respuesta de @lanerdescondida: “Las cosas que daban miedo hace cuarenta años no son las mismas que dan miedo ahora” y lo entiendo, juro que lo entiendo, pero la decepción fue brutal de todos modos.
Empecé leyendo “Christine” para una lectura conjunta y reconozco que no fue una buena elección para iniciarme en el culto King, pero me quedé un poco WTF porque definitivamente, no era lo que esperaba, y después seguí con “Carrie” que me dijeron que era muy bueno y que me iba a servir para borrar esa primera impresión, y sí, me gustó muchísimo. Así que el fin de esta entrada es 1) venir a contarles de que tratan estos dos libros de King y qué es lo que me pareció cada uno y 2) avisarles que, si no leyeron nada del autor, no les caigan con las expectativas por el aire y sepan que no todos son buenos.


El oscuro protagonista de esta novela es un automóvil marca Plymouth de 1958 llamado Christine, un superviviente de un tiempo en el que la gasolina era barata y el rock and roll marcaba el ritmo de la época. Arnie Cunningham está dispuesto a conseguirlo a cualquier precio. Y lo consigue. Pero mientras trabaja en la ardua tarea de restaurarlo, el coche da muestras de una terrible vida propia. ¿O es solo su imaginación? Dennis, el mejor amigo de Arnie, sigue creyéndolo así, pero la gente muere en las oscuras calles y avenidas de Libertyville. Y llega un momento en que Dennis ya no puede negar la aterradora verdad: Christine está viva...
La verdad es que no sé muy bien como encarar esta reseña, que va a ser mini porque no hay mucho que decir. Christine es el nombre de un auto que está vivo. Sí, un auto viejo, un cacharro que de pronto comienza a comerse el alma de su nuevo dueño y a hacer cosas terribles, pero no deja de ser un auto por muy maldito que parezca estar. Esa es toda la historia que tenemos en este libro, largo, por cierto, y que se estira un montón simplemente para contarte la historia de unos personajes que no me convencieron y todas las muertes y señales que el auto y la personalidad del protagonista van dando. Cuando lo terminé, me quedé con sabor a poco, a que había perdido un montón de tiempo en una historia que no me aportó absolutamente nada. Me gustó la forma macabra en la que King nos cuenta una historia sin sentido. En su prosa descubrí una esencia espeluznante y siempre inclinada hacia la perversidad, que aunque en la historia no se transmita la sensación de impaciencia o incomodidad por las cosas que pasan, sí se siente ese aire siniestro en las palabras.


"Su obstinada determinación. Su furia implacable"

La trama está dividida en tres partes, cambia el enfoque del narrador y a veces confunde un poco, porque no queda claro hacia donde se quiere dirigir el autor con ello. En líneas generales, el libro para mí no es bueno, y no solo por la falta de ritmo o porque son capítulos y capítulos aburridos con mucho relleno hasta que te topás con uno interesante, sino también porque la trama principal es inconexa. No deja de ser un simple auto del que sabemos un montón de cosas. Podría haber sido mejor, pero hablar sobre un auto durante casi 600 páginas… no señor.



El escalofriante caso de una joven de apariencia insignificante que se transformó en un ser de poderes anormales, sembrando el terror en la ciudad. Con pulso mágico para mantener la tensión a lo largo de todo el libro, Stephen King narra la atormentada adolescencia de Carrie, y nos envuelve en una atmósfera sobrecogedora cuando la muchacha realiza una serie de descubrimientos hasta llegar al terrible momento de la venganza.

Acá la cosa cambia gradualmente mi impresión del autor, porque pasé de un libro aburrido y con poca cosa dentro, a uno con una historia suculenta y atrapante que leí en 2 días. King nos cuenta la historia de Carrie White, una adolescente marginada a la que acosaban en la escuela, con una madre completamente loca y una vida que todos odiaríamos. Carrie desarrolla la maravillosa habilidad de la telequinesia y, poco a poco, aprende a usarla. En este libro las cosas se cuentan de dos maneras diferentes y eso hizo mucho más rica la experiencia. Tenemos la narración en tercera persona que nos cuenta la vida de Carrie, nos muestra su familia y los sucesos que van creando una especie de efecto dominó, y así mismo, tenemos extractos de declaraciones, investigaciones y textos de libros que documentan el caso de Carrie White, desde un desafortunado hecho terrible. Así que lo que tenemos es el pasado, la historia de Carrie, y una cuenta atrás en artículos que van anticipando que con esta chica pasó algo terrible.

"Se burlaron de Carrie por última vez."

Fue increíble, una lectura ágil y adictiva que me mantuvo no solo entretenida, sino comiéndome las uñas por entender. Además, el toque siniestro es más real, más intenso por la vida de Carrie y toda esa oscuridad que envuelve a su pequeña familia. Este es un libro que voy a recomendar, y que convierte mi experiencia con el autor en algo de amor odio súper raro, pero supongo que los libros tienen eso, los amamos o los odiamos.

Y eso es todo por hoy, me voy a tomar un descanso de este señor porque me dejó agotada pero no va a poder conmigo. Estoy haciendo una lista con algunos de sus títulos para seguir leyéndolo, así que me encantaría leer sus recomendaciones.
Nos estamos leyendo

12 may. 2019

Random: ¿Libros en papel o electrónicos?



Hola che, espero que estén teniendo un fin de semana de esos que valen la pena. Por aquí estoy de franco así que quiero aprovechar para actualizar en todas las redes y charlar un rato con ustedes. Tengo algunas entradas programadas, pero quería cortar con esta pregunta totalmente random y de paso, contarles mi propia experiencia y lo que prefiero a la hora de elegir.

Los lectores tenemos un montón de diferencias a la hora de sentarnos a disfrutar de un libro, desde poses incómodas hasta con lo que acompañamos la lectura. Pero hay una gran diferencia entre todos y es la elección del formato del libro. Mucha gente solo lee libros impresos en papel, algunas personas porque así lo prefieren y otras porque los libros digitales les dañan la vista. También hay gente que simplemente no se adapta con un libro electrónico, y gente que no puede vivir sin un libro digitalizado, como yo.

Hay una cuestión muy importante a la hora de elegir un libro digital, y es el costo de un libro en papel. Los libros, hoy por hoy, están carísimos y a veces se complica muchísimo poder acceder. Yo hace mucho tiempo que no me compro un libro, y no es capricho, es que sencillamente no puedo pagarlo. Eso no significa que no me gusten, de hecho, me encantaría poder tener todos los libros que he leído en digital en papel, para poder olerlos, sentirlos y tocarlos cada vez que quiera, pero para ello necesitaría sacarme el quini o algo así.
Los libros en papel tienen eso, la magia de poder amplificar la experiencia de la lectura a través de los sentidos, hacerla más intensa y disfrutar de cada detalle, pero también tienen una desventaja, para mí, sumamente importante: no tienen luz. Suena descabellado, pero de noche, con la luz artificial, me daña terriblemente los ojos leer un libro impreso. ¿Qué hago entonces? Fusiono los formatos. Leo en papel siempre que estoy en casa de día, o siempre que puedo llevarme el libro al trabajo, pero trato siempre de tener una copia en digital para emergencias, como cuando estás en una sala de espera o en un lugar donde no te encontras a gusto. En ese momento, tener un libro en el celular para mí, es la gloria. También los uso de noche, cuando la luz ya me lastima y estoy demasiado enganchada como para dejar la lectura, cierro el libro impreso y apago la luz, pero sigo horas leyendo en electrónico y siendo feliz.

Lo bueno de los libros digitales, es que existen los e-reader, los hermosos dispositivos en los que podes meter miles de libros electrónicos y leerlos sin dañarte la vista. No tengo uno, pero visto la cantidad de libros digitales que consumo, pienso comprarme uno este año (si junto la plata, que están caritos) pero siento que es una inversión que vale la pena.
El caso es que tanto los libros en papel como los digitales tienen sus ventajas y se adaptan a las necesidades de cada lector. Amo los libros en papel, me encantaría tener más, pero me cierno a colaboraciones y a los libros que saco de la biblioteca. Amo los libros electrónicos por la comodidad que representan y la facilidad que tengo para leer en ese formato.

Ustedes: ¿Leen en físico o en digital?
Nos leemos en comentarios

8 may. 2019

Reseña: "Todo lo que nunca fuimos" de Alice Kellen



Hola che, espero que estén teniendo una linda semana. Yo ando un poco enferma, estoy con gastroenteritis y no estoy tan activa en redes como acostumbro, más que nada porque el malestar me desgana y me obliga a hacer cosas horribles como tomar té. Hoy, para no desaparecer aquí también, vengo a hablarles de lo que me pareció “Todo lo que nunca fuimos” de Alice Kellen, que es el primer libro de la bilogía “Deja que ocurra” y el primer libro que leí de la autora. Dejenme adelantarles que lo amé y que estoy desesperada por leer la segunda parte. Este libro no está en Argentina así que lo estoy leyendo en digital, y ya tengo la segunda parte esperándome


"Leah está rota. Leah ya no pinta. Leah es un espejismo desde el accidente que se llevó a sus padres.
Axel es el mejor amigo de su hermano mayor y, cuando accede a acogerla en su casa durante unos meses, quiere ayudarla a encontrar y unir los pedazos de la chica llena de color que un día fue. Pero no sabe que ella siempre ha estado enamorada de él, a pesar de que sean casi familia, ni de que toda su vida está a punto de cambiar.
Porque ella está prohibida, pero le despierta la piel.
Porque es el mar, noches estrelladas y vinilos de los Beatles.
Porque a veces basta un «deja que ocurra» para tenerlo todo."
Tenemos en este libro una primera parte de bilogía EXCELENTE. Y no estoy exagerando, es que encontramos entre estas páginas tanta belleza que a veces no sé como explicarlo. Arrancamos de cero con una historia simple: dos amigos de toda la vida, dos familias unidas por una amistad implacable, y una desgracia que los marcó a todos. De ahí en adelante, las cosas empiezan a cambiar.

Leah y Axel llevan teniendo toda una vida en común. Axel siempre fue el mejor amigo del hermano mayor de Leah, y siempre vio a esta como una hermana pequeña. Siendo 10 años más chica, siempre vio en Axel al amor de su vida, ese platónico que desde la primera adolescencia le rompía el corazón sin siquiera saberlo. La vida fue así para ella, creció en las sombras de chicas más grandes que pasaban por la vida de Axel mientras ella se moría de amor y de pena, mientras iba creciendo y aprendiendo. Cuando sus padres murieron en un accidente de coche y su hermano tuvo que mudarse a otra ciudad por trabajo, para poder pagar su universidad, Leah quedó al cuidado de Axel, que ya era un hombre, y Leah, ya era una mujer. El desastre era inminente, pero aquí tenemos la esencia de esta historia. Después del accidente, Leah no es la misma. Ya no pinta, ya no se ríe, ya no es ella misma. Se limita a respirar, evita sentir cualquier cosa porque sentir después de perder a sus padres le parece cruel. Y el fantasma de Leah es el que se instala en la casa de Axel, en la casa de un Axel que, desde el primer momento, instala normas para recuperar a la Leah que el conoce, la hermana pequeña de su mejor amigo, a la que debe cuidar y nada más, por la que nunca podría sentir nada más. Claro que estoy siendo irónica.

Puedes equivocarte y cometer mil errores, Los humanos somos así, metemos la pata, pero para eso existe también el arrepentimiento, saber decir "lo siento"! cuando uno debe hacerlo. Pero, cielo, escúchame ¿sabes que es lo más triste de no hacer algo por cobardía? Que, con el paso del tiempo, cuando pienses en ello solo podrás pedirte perdón a ti misma por no haberte atrevido a ser valiente. Y reconciliarse con uno mismo a veces es más complicado que hacerlo con los demás.

Todo el proceso de cambio desde que Leah puso un pie en casa de Axel me pareció hermoso y doloroso al mismo tiempo. Es todo tan sano, Axel es todo lo que está bien y la acompaña en sus ataques de ansiedad y la ayuda a salir del pozo en el que se encuentra. Con sacrificio, mucho dolor, pero también mucho amor, Axel se involucró en algo que sabe que está mal y que no podía aceptar, pero que tampoco pudo frenar.
Amé todo, desde la intensidad de toda la historia hasta todo ese sentimiento que se cuela entre las páginas y te atraviesa, es hermoso. Amé la narración, que está hecha en primera persona, pero intercala capítulos desde el punto de vista de los dos protagonistas. Esto hace que sea más intenso todo, porque vemos como dos personas estrictamente diferentes, que viven en mundos distintos y que están totalmente alejadas, caminan hacia un punto en común en donde se prevee el desastre. Fue genial.

Los personajes son maravillosos. Me gustó mucho la madurez de Leah y la forma en la que vivió su amor, en cómo lo mantuvo oculto por su bien emocional. Me gustó mucho como se enfrentó a su propio duelo y como, por Axel, comenzó a sentir de vuelta. Amé a Axel desde el principio del libro, amé cómo estando ajeno a todos los sentimientos de Leah se involucró en su vida para sanarla de a poco, para ayudarla a vivir. Amé su forma de ser, su forma de empezar a sentir, su forma de asustarse. Es un personaje maravilloso

- ¿Qué es lo que hemos sido todos estos meses, Axel?
- Muchas cosas. El problema no es ese, el problema es todo lo que nunca fuimos.

Este libro se lee muy rápido. Es una historia muy intensa y emotiva que te atrapa desde la primera página. Se lee como poesía y está lleno de frases hermosas que marqué por todos lados. Es una historia de amor, de vida, y de superación con ritmo vertiginoso que te atraviesa el corazón y te conquista, y que yo quiero recomendarles para siempre


4 may. 2019

Wrap up {abril - 2019}



Hola che ¿Cómo andan? Espero que comenzando un fin de semana excelente.
Por aquí vengo con un wrap up. YES, HACE MÁS DE UN AÑO QUE NO LO HAGO, es que abril fue un mes suculento y estoy tan orgullosa por todo lo que hice, teniendo en cuenta que tengo tres críos y que trabajo 42 hs semanales, que no podía dejar pasar este resumen. Leí mucho, no tuve tanto tiempo así que la verdad no sé cómo me las arreglé, pero estoy contentísima. Así que vamos a ello.