25 abr. 2018

Opinión de "Merlí"



Cuando me suscribí a Netflix hace algunos meses, vi el título de esta serie en la lista “porque viste tal cosa”, y sin prestarle demasiada atención, decidí que no me interesaba. Resulta que estoy rodeada de gente adicta a Netflix, y varias personas de mi entorno vieron “Merlí” y hablaban maravillas de la serie, tanto, que termine sucumbiendo a la tentación. Resulta que es una de las series que más rápido terminé. Devoré los capítulos hasta terminarla, y tengo que admitir que ahora, tengo una sensación de vacío insoportable.

Metiéndonos de lleno en la trama, nos encontramos ubicados en Cataluña, actualidad. Un profesor de filosofía se encuentra desempleado y viviendo con su madre, una actriz algo reconocida. Para agregar a sus recientes problemas, su ex mujer se muda a vivir a Roma y deja a su cuidado a Bruno, el hijo que tienen en común. Bruno es un adolescente mimado de mamá, que tiene con su padre una pésima relación, y que no está preparado para que este se inmiscuya en su vida de la manera en la que se va a dar. Merlí consigue trabajo, justamente en la escuela de Bruno, justamente para darle clases a él y a sus amigos.
Esa es básicamente la trama principal de la historia. Merlí dedica las clases a hablar de diferentes filósofos que no necesariamente aparecen en el programa de educación, pero que son necesarios para los diferentes momentos que viven sus alumnos. Merlí se involucra, se hace amigo de los alumnos, de la escuela, de las familias. Establece relaciones personales y ayuda a crecer a todos. En el transcurso de las tres temporadas, los personajes atraviesan dificultades, crecimientos personales, dramas y demás, y es siempre Merlí quien está haciendo “Merlineadas” -valga la redundancia- para ayudar a los demás. Con poco tiempo, no es solo un profesor, sino un amigo. Vemos también crecer y desvanecerse y volver a crecer la relación con Bruno, e inevitablemente le tomamos cariño a todo el mundo.

Algo más para destacar, es que esta serie toca muchos temas sensibles y con carga emocional, como la diversidad sexual, los problemas de familia, pobreza, etc.
Para entender con más claridad, dejo una breve descripción de los personajes que considero los más importantes, aunque inevitablemente me quedan muchos por nombrar que también guardo en mi corazón.




Merlí: Ya lo dije todo. El Dios de la serie que lo cuestiona todo y que enseña a sus alumnos a dudar de todo también. El profesor de folosofía que a todo el mundo le gustaría tener. Ámenlo conmigo.


Bruno: Bruno es uno de los personajes más importantes, de mis favoritos, y uno de los que más crece a lo largo de las temporadas. 


Tania: Ella es lo más. Mi personaje favorito. Fuerte, sincera, frontal, la mejor amiga del mundo mundial y la más sensible. Todos necesitamos personas como ella en nuestra vida.



Pol: Pol es otro personaje de los más importantes, el lindo de la clase, el que sale con todas, el malote. En realidad, el chico sensible que se esconde detrás de una coraza. Lo amo.


Gerard: No se muy bien que decir de este chico. Tiene dificultades para relacionarse con el sexo opuesto, es chistoso y bastante superficial, a veces insoportable. No es malo, pero tampoco es de mis favoritos.


Joan: Joan es uno de los personajes que más cambios atraviesa en el desarrollo de la trama. Pero al principio, es el chico tímido e inteligente que no se involucra demasiado.


Mónica: Una de las chicas nuevas, supuestamente un personaje importante que para mí en realidad no lo es, así que no tengo mucho para decir.


Oksana: Mandada, no tiene vergüenza, hace lo que quiere cuando quiere. Es mayor al resto y esconde un secreto que tarde o temprano tiene que revelar.


Ivan: Tiene agorafobia y se encuentra encerrado en su casa. Para él, Merlí es más importante que para el resto por razones que van a ver en la serie.


Berta: Berta es la chica rebelde, contestadora, la que sale con todos, la que no estudia. La que posiblemente tenga problemas que esconde, pero tiene un gran corazón.


Marc: Uno de mis favoritos. Parece medio boludo, es un adolescente tipo con todo lo que eso conlleva, pero detrás de su realidad escolar, es un chico demasiado maduro para su edad, sensible, cariñoso, y morfable.


Óliver: Otro de los nuevos. Aparece para darle a Bruno un empujón, una dosis de realidad, y la ayuda que necesitaba para solucionar en primer momento, su mayor problema. Extrovertido y buen amigo, un personaje para abrazar mucho. 

         _______________________________________________________________________

Sin mucho más que agregar, me queda recomendarla. Es una serie con muchas historias, muchos problemas, y con mucho para enseñar. Si ya la vieron, me gustaría que me dejen en los comentarios sus opiniones, y si no la vieron, que vayan corriendo a verla, porque verdaderamente vale la pena.
Los dejo hasta nuevo aviso. 
Gracias por leerme ♥