Reseña: "En los zapatos de Valeria" de Elísabet Benavent

Título: En los zapatos de Valeria
Saga: Valeria #1
Autora: Elísabet Benavent
Editorial: Suma de letras
Páginas: 480
Calificación: 5/5
Sinopsis: Valeria es escritora de historias de amor.
Valeria vive el amor de forma sublime.
Valeria tiene tres amigas: Nerea, Carmen y Lola.
Valeria vive en Madrid.
Valeria ama a Adrián hasta que conoce a Víctor.
Valeria necesita sincerarse consigo misma.
Valeria llora, Valeria ríe, Valeria camina...
Pero el sexo, el amor y los hombres no son objetivos fáciles.
Valeria es especial.
Como tú.
Altamente divertida, emotiva y sensual, Valeria llega para conquistar a aquellos lectores que se enamoraron con Federico Moccia o Blue Jeans y que ahora quieren algo más.
No sé por donde empezar, porque así quedo después de un libro de Beta. Ciega, sorda, muda y pasmada. Me deja en un estado de embriaguez emocional del que me cuesta horrores salir, pero a la vez siento una plenitud y una satisfacción que me gusta demasiado como para no repetir. Además de esto, me da un hambre de más que cuando termine con todos sus libros no sé que voy a hacer con mi vida. A estas alturas, y siendo esta la cuarta historia suya que leo, creo que me enamoré tan profundamente de sus personajes que terminé, incluso, enamorándome de ella. No es algo que se pueda evitar, es demasiado maravilloso el efecto aplastante de su forma de escribir. Porque una cosa es que una historia te guste y se te meta bajo la piel, y otra que un estilo, una forma de decir las cosas te mueva hasta lo que está debajo del piso, y eso es lo que me pasa. Me inspira, saca de lo más profundo sentimientos que no sabía que tenía, me rebela ante mí misma y me desborda. Leerla siempre es una experiencia que me deja seca, pero literal.

En esta oportunidad me tiré a leer su saga “Valeria”. Quería leerla hace rato, pero siempre fui eligiendo otros de sus libros. Cuando hace unos días Beta anunció en sus redes que Netflix adaptaría esta historia en una serie, me volví loca. No puedo comprar los libros en este momento, pero la biblioteca genia de mi pueblo los tiene casi todos, así que fui a buscarlos por ahí, pero alguien me había ganado de mano. No soy buena esperando, así que aquí estoy, devorándomelos en formato digital, quedándome ciega y disfrutando a lo loca.

Valeria tiene una vida normalita. Se dedica a lo que ama, escribir. Está escribiendo un nuevo libro después del exitazo del anterior, pero está atravesando un bloqueo escritor que la vuelve loca. Está felizmente casada hace muchísimos años y tiene un grupo de amigas de esas que todas queremos tener. Que envidia me dio. El problema de Valeria es que está desmotivada con la vida, sumida en una rutina y una falta de emociones que la fue apagando poco a poco sin que se diera cuenta. Nuestra protagonista se dejó estar, ya no se arregla como antes ni vive con intensidad, y cuando se da cuenta de que su matrimonio ya no es como años atrás, que su marido quizá no la desea y la quiere igual, ya es demasiado tarde como para hacer algo al respecto. Antes de avanzar más con la trama, tengo que contar que me volvió loca este tema. De verdad, lo sufrí a la par. No porque me haya pasado sino porque la llegué a entender de una manera que casi me dio miedo. Me agarró en una noche de esas sensibles, estaba con insomnio y un poco triste, así que toda esta parte me desarmó por completo. Sufrí con Valeria el silencio al que se sumía para no aceptar una verdad que era evidente y palpable. Sufrí y entendí cada acción y cada pensamiento que se cruzó por su cabeza. Creo que lo que más disfruté de este libro fue haberme puesto, de verdad, en los zapatos de Valeria.

Esconder las cosas importantes no tiene sentido y tampoco lo tiene retrasar las inevitables. Los sentimientos no son controlables, por mucho que algunos digan que se trata de cuestión de voluntad.

Ahora sí, continuando, Valeria conoce a Victor una noche cualquiera, así porque sí, y aunque desde el momento cero surge entre ellos una atracción sexual impresionante, no se deja llevar porque hombre, es una mujer casada y decente, jamás le haría una cosa así a su marido Adrián. Por muy mal que pinten las cosas, Valeria está enamorada, y el desquebrajeo insensible de su felicidad no es más que culpa de los demás. Victor es como un vaso de agua fría en su vida, o una jarra, o quizá un tanque. Hace salir a la luz una Valeria que ni ella misma conocía, pero que se obliga a mantener guardada. Este hombre se convierte, además de en una fantasía sexual de sueños, en un amigo en el que siente una extraña confianza, y una compañía que disfruta a pesar de esa tensión que los sobrevuela. Acá no hay historia de amor, pero hay declaraciones de intenciones y un proceso de cambio lento y doloroso que le abre las puertas a la Valeria que lucha por sus sueños, o que al menos piensa en eso.

Los personajes son todos maravillosos. Me sentí rara por el afecto instantáneo que sentí por Adrián. Se me metió en el corazón y me dolió la pérdida del amor y no pude entenderlo nunca. A pesar de eso, la conexión que sentí con él, si es que fue conexión, me hizo leer y entender este libro desde un punto diferente. No sé explicarlo porque ni yo lo entiendo todavía, pero es así. Victor, por ejemplo, me costó, y eso que es una divinura. Es un personaje masculino avasallante, de esos que desde la primera aparición te hacen decir “wow”, pero que tuvo que trabajar bastante y remarse a Valeria para conquistarme después a mí. No estoy enamorada de él, o no todavía, pero es un personaje maravilloso. Como siempre, los personajes que más me gustan son las amigas de la protagonista. En todos sus libros, Beta cuenta muchas historias, las historias de cada una de las amigas de un grupo que te desacomoda las costillas de lo diferentes que son sus miembros. En este caso pasa lo mismo, tenemos a Lola, Carmen y Nerea, todas diferentes, con estilos de vida, formas y personalidades tan distintas que nos sabría explicar cómo no chocan constantemente, pero son perfectas.
Cada una de las chicas tiene su propia historia de amor, algunas de antes, y otras que aparecen a medida que se desarrolla la trama. Cada una tiene que pasar su propio infierno para seguir adelante, pero lo maravilloso de este tipo de amistad, es que nunca están solas. Además del grupo de amigas, tenemos todo un círculo social que aparece constantemente y que muestra una habilidad increíble de la autora para entrelazar cada detalle, cada historia y cada acción, de manera que no queden cavos sueltos a pesar de la cantidad de cosas que pasan.

La narración está hecha en primera persona desde los ojos de Valeria y desde ahí mismo, cuenta las intimidades de sus amigas. El ritmo es completamente vertiginoso. La misma historia y todos esos sentimientos haciendo colisión te empujan a través de las páginas hasta que de repente te das cuenta de que te fuiste de mambo y no dormiste en toda la noche porque estabas ocupada leyendo. Perdón, eso es una experiencia personal. Es un libro que se lee fácil y se lleva como trago fuerte a la madrugada. Viaja rápido y es completamente adictivo.

Es fácil sentirse bien con uno mismo si al lado tenemos a alguien que se ha diluido en la total adoración hacia nuestra persona.

“En los zapatos de Valeria” es una primera parte introductoria llena de cosas, una historia que duele, que te lleva a llorar y a reírte a carcajadas, porque eso es lo que tienen las historias como esta, casi reales, que te pueden hacer sentir. Una prosa sensual que lleva a los personajes al límite de lo que quieren y te empujan como lector hacia esa felicidad que duele. Todo así de intenso.

De lo mejor que voy leyendo el año y lectura recomendada del mes de febrero.
Por favor, háganse un favor y vayan a leer a Beta. Todo el mundo la necesita.

3 comentarios

  1. Hola!!! Tengo muchas ganas de leer estos libros de Valeria de Beta, ya que va a haber serie en Netflix!!! Gracias por tu reseña!
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Este libro me fascinó, será de mis sagas favoritas para siempre. Un besote :)

    ResponderEliminar
  3. Me encantó la reseña, se nota que el libro te movilizó bastante. Hace rato que la veo mucho a esta autora, voy a tener que anotarme algún libro de ella para conocerla. Un besoo.

    ResponderEliminar