7 de abril de 2017

"El ladrón de niebla" por Lavinia Petti


EL LADRÓN DE NIEBLA | LAVINIA PETTI | DUOMO EDICIONES | 444 PÁGINAS

Antonio M. Fonte es un escritor de éxito. Pero eso no significa nada para él, que vive alejado de todo y que, más allá de su agente literario, no se relaciona con nadie. Sin embargo, un día algo le obliga a salir de su aislamiento: es una carta, fechada quince años atrás, escrita a un antiguo amor, en la que se habla de un hombre que acaba de ser asesinado. Comienza así una intrépida búsqueda por Nápoles, que llevará a Antonio a caminar por entornos extraños tras los pasos de un personaje enigmático. Un ladrón de niebla que colecciona todo aquello que los hombres pierden, desde llaves, gafas y libros hasta recuerdos de amores juveniles, esperanzas o sueños olvidados. Lavinia Petti sabe evocar, con la magia de los grandes escritores, el recuerdo persistente de un mundo que quizás no ha existido nunca.

OPINIÓN PERSONAL: 
Este es un libro que me conquistó de una manera diferente. Suelo dejarme llevar por las portadas pero esta no es lo que se diga “asombrosa”. La sinopsis delataba que entre estas páginas había algo diferente, pero no podía medir el nivel de hasta cuánto. Lo que se llevó toda mi atención (y mi curiosidad) fue la frase citada en la tapa del libro. Fue una sensación arrolladora, me pasaron un montón de cosas en la cabeza y decidí que tenía que leerlo, simplemente por tener esa frase. Debo admitir que fue una decisión acertada, este libro presenta una historia sobre todo rara, un poco rebuscada pero excelente. Les paso a contar un poco:

Antonio Fonte es un escritor exitoso pero que vive encerrado, sumido en sus pensamientos y con la basta compañía de su único amigo, su gato. Evita estrictamente el contacto con el mundo y rechaza las cientos de cartas de fans que le llegan a diario. Un día una de estas cartas contiene algo que capta su atención, es de hace 15 años y está escrita por él. Una carta que no recuerda haber escrito, dirigida a un viejo amor que tampoco recuerda. Para cuando Antonio Fonte se da cuenta de lo que le está sucediendo, ya está sumergido en un mundo fantástico que cualquier ser humano creería imposible. Nuestro solitario protagonista se encuentra en Tirnail, la tierra de las cosas perdidas. Allí viven los objetos, sueños, personas y recuerdos olvidados. Allí comienza la búsqueda de Antonio, que intenta recuperar sus recuerdos, reconstruir su pasado y saber la verdad.

"En un momento dado de la vida los hombres se exponen a convertirse en prisioneros de ´si mismos, de lo que han hecho y de aquello a lo que han renunciado, y entonces no queda más que una escapatoria: el olvido"

La autora creó para este libro, un montón de lugares maravillosos que poseen cada uno sus propias y delirantes características, con aspectos mágicos nuevos y que son importantes para la historia. Además de los lugares extraños en donde todo es posible, Antonio conocerá personajes que irán apareciendo a lo largo de la trama para complementar  la historia y para sacarle un poco el sentido a todo, porque si este libro tiene una particularidad, es que a medida que la historia crece, se entiende cada vez menos. Lo digo como algo extrañamente positivo. En este libro todo está de cabeza, pero de cabeza bien, ya que seguimos con las cosas raras.

La narración de la autora me pareció exquisita. No la conocía y me sorprendí por la delicadeza con la que están expuestas las palabras. El texto posee una gran cantidad de comparaciones y pensamientos divertidos. La historia resulta atrapante, genera una curiosidad por lo extraño y diferente y lleva al lector a avanzar incluso aunque la forma de narración no sea necesariamente fluida. La lectura suele ponerse un poco lenta, pero por la complejidad con la que a veces se describen las escenas, tan rebuscadas como el sentido de la historia. Este es otro aspecto que criticaría, pero es como un condimento especial del libro, como si lo extraño estuviese enlazado con lo difícil de la lectura. Me vi obligada a repetir capítulos, a explotarme los sesos sacando conclusiones para después darme cuenta de que estaba perdiendo el tiempo. Repitiendo lo extraño, esto también fue increíble. Hasta el detalle más criticable, en esta obra es admirable.

"-¿Viejo? Por favor, señor, no diga cosas de las que duda hasta usted mismo. La edad de un hombre no se cuenta por los años, sino por los sueños que le quedan por hacer realidad. Sólo quien los tiene sigue estando vivo, señor."

Estuve enojada durante la mitad del libro. Me enojaba porque no entendía, porque me cansaba de leer y leer lo mismo y no encontrarle el sentido. Me enojaba porque cuando creía comenzar a entender, la historia daba un giro argumental absurdo y todo se volvía a poner patas arriba. Resulta que llegando al final, todo se iluminó para mí y me sentí tan bien. Terminé el libro emocionada. Creo que es de esa clase de historias que hay que leer alguna vez en la vida, y que si no se entienden, hay que repetirlas en el futuro, cuando sea el momento o estemos preparados para entenderlas. Sin dudas fue una experiencia gratificante y guardo este libro y sus rarezas en un lugar muy especial, tanto de mi estantería como de mi corazón.

Cortando con la cursilería, quiero recomendar este libro a todo el mundo que sepa leer entre líneas, que pueda interpretar y que disfrute de viajar con la imaginación hacia donde la magia existe.

Gracias a Editorial Oceano por el ejemplar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario