"Orgullo y prejuicio" por Jane Austen


Título: Orgullo y prejuicio
Autora: Jane Austen
Editorial: Bruguera
Páginas: 432
Sinopsis: Centrada en una familia sin grandes recursos económicos que vive en la Inglaterra rural de finales del siglo XVIII, esta novela narra las tribulaciones de una madre para casar a sus cinco hijas. Cuando los señores Bingley y Darcy, dos caballeros ricos y solteros, se establecen en el vecindario, las esperanzas de la señora Bennet aumentan, pero en sus planes se interpondrán el orgullo de Elizabeth, la segunda de las hijas, y la indiferencia del padre. Gracias a Ediciones B por el ejemplar.




Orgullo y prejuicio es un libro que desde hace varios años está en mi lista de libros que tengo que leer si o si algún día. Es una obra muy conocida por todos y que trasciende a pesar de los años porque su contenido es sin duda especial. Cuando me enteré que Ediciones B iba a sacar este clásico de la literatura romántica no dudé ni un solo segundo en que tenía que tenerlo conmigo.
Antes de empezar a leerlo, lo único que sabía era que era una obra maestra, pero nunca imaginé la magnitud de semejante dicho.

La historia está situada en Inglaterra, por los años 1800 donde las costumbres y la vida entre las personas eran muy diferentes a lo que conocemos en la actualidad. Las descripciones sobre el entorno son las justas, no excede las explicaciones en ningún momento y a pesar de todo no pude parar de imaginarme las escenas completas. Esta fue la primera curiosidad que captó mi atención.

La historia se centra en la familia Bennet . Un matrimonio y sus cinco hijas mujeres que, viven bien, pero no tienen grandes pertenencias, y el porvenir que les espera no está muy bien asegurado. Dentro de la familia encontramos una amplia diversidad de personalidades, comenzando directamente en los padres. El Sr y la Sra Bennet son personas completamente opuestas. El hombre es reservado y cauteloso, sin duda un ser inteligente y agradable, y la mujer es una especie de ser histérico y caprichoso, incomprensible, y mayormente insensible. (Agreguemos también insoportable). Las hijas también presentan diferentes formas de ser y actuar. Jane y Elizabeth son las dos mayores, en quienes se centra la trama principal; son las más bellas e inteligentes de las hermanas, son más compañeras entre sí que con el resto pero de todos modos las diferencias entre ellas son abismales. Las diferencian del resto de sus hermanas el saber estar, los buenos modales y la cortesía. Mary aparece bastante al margen durante la mayoría de la historia, y Catherine y Lydia son las dos más chicas y las que comparten el carácter de su madre. Estas dos últimas no portan los modales de sus hermanas y llevan una vida un poco más escandalizada, poniendo en ridículo a su familia en incontables ocasiones.

Si una mujer disimula su afecto al objeto que lo provoca, puede perder la oportunidad de conquistarlo; y entonces es un pobre consuelo pensar que los demas están en la misma ignorancia. Hay tanto de gratitud y vanidad en todos los afectos, que no es nada convincente dejarlos a la deriva.

La vida de esta familia se ve afectada con la llegada de nuevos caballeros al vecindario, lo que genera una tremenda revolución en todas las señoritas, pues esta sería una gran oportunidad para conseguir marido. El Sr Bingley y el Sr Darcy son quienes despiertan la curiosidad en las familias vecinas. El primero, es un hombre agradable, con unos modales excelentísimos y un dialogo encantador. Buen mozo, elegante, y poseedor de una fortuna capaz de otorgarle a cualquier señorita, una buena vida si se casase con él. El Sr Darcy, aunque con una fortuna mucho más impresionante que la de su amigo y una elegancia igual de admirable, no porta con el mismo carácter y simpatía, y su falta de cortesía con la gente del lugar se gana el prejuicio de todos. Esto es precisamente, lo que él está dispuesto a mostrar, escondiendo la inmensidad de cosas buenas que hay en él.
Los ojos de los caballeros son puestos en las más grandes de las Señoritas Bennet, y aquí es en donde verdaderamente comienza la historia.

“Orgullo y prejuicio” es, en primer lugar, una inmensa historia de amor que desarma todos los esquemas. Es completamente diferente a cualquier otra cosa que haya leído antes, y la sensación es tan gratificante que me cuesta encontrar las palabras correctas para expresar la infinidad de cosas que este libro me transmitió. Más allá de los sentimientos de cualquier persona, en esta época la gente no iba por la vida expresándolos como si nada, había cosas mucho más importantes, como el buen visto de los demás. Lo que encaminaba el destino de cada uno era la impresión que causaba, y eso impedía cualquier rastro de sinceridad en la mayoría del tiempo. Claro que acá es en donde aparece y discierne Elizabeth. A pesar de la época en la que vivía, ella actuaba con total franqueza, siempre con educación y buenos modales, pero con su corazón en la mano constantemente. Esto, aunque a los ojos de la mayoría de la sociedad era una falta de decoro, y en muchas ocasione daba que hablar, era lo que golpeaba el duro muro que el orgullo había formado en el Sr Darcy.

Ese es realmente un defecto. El rencor implacable es verdaderamente una sombra en el carácter. Pero ha elegido usted muy bien su defecto. No puedo reírme de él. Por mi parte, está usted a salvo. No me considere como una mujer elegante que pretende torturarlo, sino como a un ser racional que dice lo que siente de todo corazón.

Darcy es un personaje también muy especial para mí por lo distinto a los protagonistas masculinos que conozco. Fue algo arrebatador, me robó el corazón y me generó violencia al mismo tiempo. Lo amé y lo odié hasta volver a amarlo con mayor intensidad.

El libro cuenta con una gran cantidad de personajes, y la gran mayoría interviene directamente en la trama principal. Algunos son más importantes, pero hasta el personaje secundario con menos presencia en la obra está perfectamente argumentado. La precisión de la escritura es desarmante, te atrapa por la elegancia y la finura de la época con la que está desarrollada la historia, y te hace no poder parar por la ligereza y la soltura de la lectura, cual si fuera un libro con el vocabulario más moderno.

Perdón si me contradigo, pero esta novela no es simplemente una novela. Hay mucho más que las palabras escritas entre las páginas, hay mucho más de la autora en este libro, que de los personajes que ella misma creó. Permítaseme explicarme:

<<Existen infinidad de textos basados en esta época, algunos escritos en esos tiempos, y otros más en la actualidad. La elegancia de la escritura está estratégicamente combinada con la rebeldía en el pensamiento de nuestra querida protagonista, y en la gran ironía que envuelve a toda la historia. En esa época, eran repudiables estas actitudes, y por eso es bastante común leer este tipo de cosas en novelas de época escritas por autores contemporáneos, pero encontrarlas en una autora que vivió allí, en ese tiempo, te llena de sentimientos encontrados. Este libro no puede más que darnos a conocer los deseos y sentimientos de la misma autora, reprimidos por el protocolo social. Detrás de las hermosas historias de amor que nos cuenta, se esconde la sinceridad más aplastante en su opinión sobre la realidad en la que se veía obligada a vivir. Este es sin duda, el mayor acto de rebeldía en una mujer que poco derecho tenía sobre su propia vida en el siglo XVIII. No puedo más que sentir una enorme admiración por Jane Austen a partir de ahora>>

"A poca gente quiero de verdad, y de muy pocos tengo buen concepto. Cuanto más conozco el mundo, más me desagrada, y el tiempo me confirma mi creencia en la inconsistencia del carácter humano y en lo poco que se puede uno fiar de las apariencias de bondad o inteligencia."

La narración está hecha en tercera persona, intercalando las historias de los personajes según la importancia que los hechos acontecidos le van dando. El ritmo de la historia varía también según los diferentes momentos que viven los personajes. Las angustias, los desengaños, el odio y el resentimiento muchas veces mal fundados marcan el camino de los protagonistas hacia un final predecible pero encantador.

No puedo más que volver a decir lo maravillada que estoy con este libro, y lo mucho que lamento el no haberlo leído antes. Sin duda voy a repetir la lectura en el futuro y sacar más conclusiones en la interminable cantidad de mensajes que la autora escondió entre líneas.
“Orgullo y prejuicio” es una historia inmensamente profunda, avasallante y explosiva para cualquier lector que pueda interpretar todo lo que se dice y no está escrito. Una novela del más clásico romance con la intensidad de un sentimiento que va mucho más allá de cualquier protocolo social.  

Soy incapaz de precisar el momento, el lugar, la mirada o las palabras que sentaron los cimientos. Ha pasado demasiado tiempo. Estaba ya a mitad de camino cuando fui consciente de haberlo emprendido.

No voy a dejar de recomendar este libro, es sencillamente magnifico.

PERFECTO.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

INSTAGRAM FEED

@unmillondeemociones