13 de junio de 2016

"Comer, rezar, amar" por Elizabeth Gilbert


Título: Comer, rezar, amar.
Autora: Elizabeth Gilbert
Colección: “Amor y pasión” – Clarín.
Páginas: 495
Calificación: ★★★★
Sinopsis: Después de un divorcio traumático seguido de un desengaño amoroso y en plena crisis emocional y espiritual, Elizabeth Gilbert decide empezar de nuevo y emprende un largo viaje que la llevará sucesivamente a Italia, la India e Indonesia, tres escalas geográficas que se corresponden con otras tantas etapas de búsqueda interior. Este libro es la bitácora de esa doble travesía, en la que la autora descubrirá el placer sensual de la buena mesa y la buena conversación (la dolce vita romana), la paz interior alcanzada mediante la meditación en Bombay y, por fin, el deseado equilibrio entre cuerpo y espíritu en Bali.





Opinión personal. 

Este es un libro que hace bastante tiempo tenía ganas de leer pero que nunca había tenido la oportunidad, hasta que salió en la colección de libros “Amor y pasión” de Clarín que estaba comprando y cayó como anillo al dedo. Tengo sentimientos encontrados con esta historia, hay muchas cosas que me movilizaron emocionalmente y otras que me frustraron un poco, pero estoy muy contenta de haberlo leído y mucho más de haber conocido la escritura de la autora.
Comer, rezar, amar” es un diario personal que Elizabeth Gilbert escribió sobre un viaje de un año que hizo después de intentar redescubrirse a sí misma. Nos cuenta en primera persona el momento exacto en el que se da cuenta que no es feliz y que no está viviendo la vida que le gustaría. Después de un divorcio muy traumático y un amor precipitado, comienza a buscarse a sí misma, haciendo cosas que de verdad desea, acercándose a Dios, buscando conexiones espirituales que le permitan estar en armonía.



“Un alma gemela auténtica es la persona que te saca todo lo que tienes reprimido, que te hace volver la mirada hacia dentro para que puedas cambiar tu vida. Es la persona más importante que vayas a conocer en tu vida, porque te tira abajo todos los muros. Pero ¿vivir con un alma gemela para siempre? Ni hablar. Un alma gemela llega a tu vida  para quitarte un velo de los ojos y se marcha.”



El libro está dividido en tres partes, Italia, India, e Indonesia, que son los lugares en los que vivió durante su viaje. En Italia buscó hacer cosas que la hagan sentirse bien, y con ello descubrió cuales eran verdaderamente esas cosas. Prácticamente se dedicó a comer todo lo que encontró, de a momentos me hizo gracia la forma en la que cualquier escena terminaba con un buen plato de comida, pero todo era relativo a su siguiente viaje. Elizabeth buscaba incansablemente acercarse a Dios de cualquier manera que le fuera posible. A cualquier fuerza mayor del universo que fuera capaz de ayudarla, ella le entregaba su fe, quizás probablemente por el pozo depresivo enorme por el que estaba atravesando. En India conocemos el lado más reflexivo de nuestra protagonista, que dedica su tiempo completo a rezar y conectarse con sí misma. Quizás es la parte más aburrida del libro más que nada porque de verdad Lizy reflexiona mucho y a veces es siempre más de lo mismo, siempre vuelve al problema inicial y bueno, se pone un poco aburrido. Por último tenemos Indonesia, en donde conoce personas maravillosas que marcan un antes y un después en su vida, y en donde vuelve a conocer al amor una vez más, pero esta vez de una forma diferente, esta vez siendo más ella misma que el estereotipo de persona que era al comenzar a contarnos la historia.

Lo que más me gustó de este libro fue la forma de narrar de la autora. Aunque estaba pasando por el peor momento de su vida, el más triste y oscuro, logra contarlo todo con ironía y eso es algo que hace al libro diferente, la hace a ella diferente y sinceramente me encantó. La primera parte de la historia tiene una lectura súper fluida y llevadera, me enganché desde la primera página, y aunque la segunda parte de su viaje decaiga un poco, vuelve magníficamente a ser interesante de nuevo.

“Es casi imposible corresponder a todas las personas que nos ayudan a lo largo de la vida. Quizá sea más sencillo rendirse ante el milagroso alcance de la generosidad humana y seguir diciendo gracias, eterna y sinceramente, mientras nos alcance la voz”.

Lo principal en este libro es la interpretación. No todos vamos a pasar por la misma situación que Elizabeth, ni vamos a hacer un viaje increíble de un año para encontrarnos a nosotros mismos, pero si podemos sacar muchos detalles de este libro que nos pueden empujar hacia adelante. En, lo personal, me quedo con muchas frases hermosas atesoradas en el corazón, y una repentina admiración por la autora. De momento, quiero ver la película, y recomendarles este libro como lectura rápida y bastante placentera, si les gustan las historias con mensajes directos y esas cosas.
Yo estoy muy feliz de haberlo leído.

“El amor desesperado consiste en inventarse un personaje, exigir a la persona amada que lo represente y hundirnos en la miseria cuando se niega a convertirse en ese ser de ficción”.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario