Tiempo de cambios

13 de enero de 2016


Hoy estoy en una etapa de mi vida en la que no le temo al cambio. Hoy por hoy necesito expresarme con libertad, pensar y sentir sin mentir, pero principalmente sin mentirme a mí misma. Necesito volver  ser yo en todas las formas que sea posible, sin ese miedo por costumbre a la opinión o interpretación de terceros. Hoy necesito aceptarme y poder escribir en este blog todo aquello que a veces reprimo por ese bendito miedo.


 A partir de hoy “Un millón de emociones” vuelve a ser lo que fue desde un principio y que hace un buen tiempo ya no era, mi canal de comunicación y de expresión, mi forma más directa y placentera de decir lo que siento, traspasando el margen de la literatura, y yendo un poco más allá, a donde se encuentran mis sentimientos.
Les presento también el nuevo diseño, quizás más personal, con el que espero llegar a todos ustedes y espero les guste. El blog seguirá con la rutina de siempre, solo que quizás se encuentren con más entradas con mi opinión sobre otros temas ajenos a los libros, y también mis relatos, porque es mi mejor psicología y no voy a abstenerme más.
Me siento muy feliz por decidirme a dejarme llevar y escribir libremente, espero que puedan disfrutar de lo que aquí se publique, y les agradezco enormemente el apoyo de siempre. Sepan que los quiero, y que al igual que este blog, ocupan un lugar muy importante en mi corazón.
¡Hasta la próxima entrada!