Reseña: "Melocotón loco"

24.3.14

“Melocotón loco” es una novela romántica escrita por mi queridísima Megan Maxwell, y publicada por la editorial Esencia en 2013.
Puedo decir orgullosamente que he leído todos los libros de Megan, y que este fue el que más me gusto.
Ana, la protagonista en esta historia, pertenece a una familia importante y adinerada que vive en Londres, pero que tiene el suficiente carácter como para querer conseguir sus propios logros sin la influencia de su padre.
Después de la boda de su hermana Lucy, Ana decide irse a vivir a Madrid, donde regenta un estudio de fotografía con su amiga Nekane, con la que también comparten hogar.
Juntas disfrutan al máximo de su trabajo, pero un día mientras estaban en una sesión de fotos, ocurrió un accidente en su edificio. Su vecina Encarna olvido la cocina encendida y los bomberos tuvieron que acudir a apagar el fuego. En esa ocasión, Ana conoce a Rodrigo, un bombero “guapísimo”, un hombre de esos que quitan el aliento.
A Ana no le lleva mucho tiempo enamorarse de él, pero al enamorarse, las cosas se ponen bastante complicadas.
Me encanta Ana. Como todos los personajes femeninos de Megan, Ana es una mujer de riendas tomar, bastante difícil de manejar y dueña de sus propias decisiones.
AL tiempo de que nuestros protagonistas se conocen, Ana queda accidentalmente embarazada, y tiene que enfrentarse a lo que significa ser una madre soltera.
Juntos, demuestran ser increíbles amigos, pero lo que Rodrigo no sabe, es Que Ana quisiera algo más con él.
La historia es magnífica, atrapante y tiene un curso muy llevadero. Por momentos amaba a Rodrigo, y al instante hubiera querido meterme en el libro y sacarle los ojos. Pero pocas páginas después, ya estaba nuevamente bajo su hechizo. Ni loca ni nada, así funciona el efecto Maxwell.
El libro deja muy claro el significado de una verdadera amistad, sostiene los códigos a pesar de todo, incluso después de que el amor asomara su cabeza en la historia.
Ana, a pesar de amar con todas sus fuerzas a Rodrigo, no está dispuesta a perder su amistad, porque en esos momentos en los que pueden sentarse y compartir confidencias, ella se siente completa aunque se le desgarre el alma.
Hay algo en todos los libros de Megan, y es que las historias están plagadas de personajes. Eso las vuelve más rellenitas y entretenidas, cuando una historia afloja, hay otra que se vuelve más fuerte.
“Melocotón loco” es una historia llena de amor, amistad y alegrías que sin duda recomendaría, por eso a este libro le doy cinco, de cinco estrellas.

Reseña literaria: "Las ventajas de ser un marginado"

23.3.14

“Las ventajas de ser un marginado” es una novela escrita por el estadounidense Stephen Chbosky, que fue publicada en el año 1999 por MTV books.
El libro es completamente diferente a cualquier cosa que haya leído antes. No está distribuido en capítulos como la mayoría de las obras literarias, si no que la historia está desarrollada a través de cartas.
Charlie, el protagonista de esta novela, es un chico de 15 años, solitario e introvertido, que no vive en realidad como un chico de su edad. Por su forma de actuar, suele parecer más chico de lo que en realidad es, y por momentos parece mayor, por la manera en la que sobre analiza todo.
Charlie está sufriendo la pérdida de su mejor amigo Mickel, que se suicidó poco tiempo atrás, y como no tiene ningún otro amigo, tendrá que enfrentarse solo, junto con sus temores, al primer día en el instituto. Las únicas personas que solían entenderlo, según el mismo cuenta, eran su amigo Mickel y su tía Helen, que también falleció hace varios años, en un accidente automovilístico el mismo día en el que el cumplía años.
La personalidad de Charlie se vio cambiada cuando él era muy chico y un acontecimiento en su vida lo afecto hasta el punto de no poder recordarlo.
Encontrándose completamente solo, Charlie comienza a escribirle cartas a un anónimo, del que escucho en la escuela que era una muy buena persona, y no intentaría de ningún modo aprovecharse de él.
La sensación al leer el libro es que Charlie está escribiendo esas cartas para el lector. Todas comienzan con un “Querido amigo”, y desde mi propia experiencia, puedo decir que nunca dude de que ese querido amigo al que Charlie se refería, era yo.
Dentro de la preparatoria, Charlie conoce a Sam y Patrick, dos chicos del último año y de los más populares de la escuela. Junto a ellos, Charlie comenzara a vivir una verdadera adolescencia. Empieza a asistir a fiestas, a emborracharse y a probar drogas, fuma su primer cigarrillo, conoce la verdadera amistad, e incluso se enamora por primera vez.
Charlie demuestra ser un chico muy especial y transmite muchísima ternura. Tanto me creí que era verdaderamente su amiga, que por momentos sentía ganas de poder abrazarlo.
La trama del libro es más que interesante, y la lectura es rápida y fácil. Stephen Chbosky realizó un excelente trabajo con esta novela. Ame profundamente a Charlie, me trasmitió muchos sentimientos diferentes. Me reí mucho, sentí bronca e impotencia, y llore en su momento también.
A mí, como lectora, me llamo mucho la atención que mientras estaba leyendo, nunca espere nada sobre la historia. No me puse a pensar nunca en lo que podría llegar a pasar. En sus cartas, Charlie se encargó de contarme su vida de una manera en la que quisiera seguir leyendo, pero sin saber muy bien por qué. Fue muy desconcertante, porque a pesar de que no había algo en concreto que me intrigase, me apure para terminar de leerlo en tiempo record. Creo que principalmente fue porque desde algún delirante lugar en mi cabeza, tenía la sensación de que Charlie necesitaba que leyera sus cartas, al fin y al cabo, el me consideraba su amiga.
“Las ventajas de ser un marginado” está en mi Top 5 de libros favoritos, porque a pesar de que no es una “hermosa historia”, es una historia especial.
A este libro, por la magia que trasmite, y la conexión que se logra con el protagonista, le doy cinco, de cinco estrellas.




Estamos volando

22.3.14

-¿Cuál es tu mayor sueño? – pregunto el mientras caminaban tomados de la mano.
-Triunfar – Respondió ella, completamente segura mientras rozaba sus dedos con los suyos.
-No, me refiero a un sueño de verdad, algo que creas imposible, algo diferente y alocado.
-Quiero volar -  Sonrió, a causa de la locura que acababa de decir.
-No – volvió a decir el – Algo que verdaderamente no puedas hacer.
- No puedo volar – replico ella, un poco confundida.
-Claro que puedes, no lo notas?  - el afirmo el agarre de su mano, y cariñosamente deslizo su pulgar por los nudillos de su mano – Yo siento que mis pies no están tocando el suelo en este momento, mientras tomo tu mano. Siento como si estuviéramos rodeados de vacío, como si estuviésemos flotando.
Ella lo miro a los ojos, y entonces dijo:
-Estamos volando juntos.

Un beso

Fue uno de esos besos que lo tienen todo.
Uno de esos besos que hacen que el mundo desaparezca,  de esos que frenan el tiempo y quitan la alfombra de debajo de los pies.
Fue uno de esos besos que te erizan la piel y te aceleran el corazón, de esos que te hacen temblar y te elevan a un nivel casi inimaginable. Fue uno de esos besos que te hacen sentir que no necesitas nada más para sobrevivir.
Fue un beso lleno de magia, el impacto de dos pares de labios fundiéndose en un mismo sentir compartido.
Fue un beso más que increíble, solo que no fue real.
Cada uno desde su lugar en el mundo, estuvo imaginándolo al mismo tiempo, como si verdaderamente hubiera sucedido.

Somos infinitos.


Somos infinitos.
Más allá de las distancias invisibles.
Eternamente comprometidos a la misma causa.
Infinitos.
Compañeros de mentiras sin sentido.
Defensores de verdades que no existen.
Infinitos.
Perseguidores de sueños imposibles.
Tú y yo. Nada, y al mismo tiempo infinitos.

Una cabeza un poco rara

Es un poco complicado diferenciar entre imaginación y realidad. A veces, nuestra mente es tan hábil que nos reconforta con la agradable sensación de que lo que estamos viendo en nuestra cabeza, está sucediendo en verdad.
Es eso, que nuestra mente es hábil, o que somos extremadamente cobardes como para enfrentarnos a la realidad que vivimos e intentar cumplir nuestras fantasías.
“Todo está en la mentalidad”, dicen, lástima que mi mentalidad parece recientemente bajada de una montaña rusa.

Reseña: "Bajo la misma estrella"

21.3.14

“Bajo la misma estrella” es una novela del genero juvenil, escrita por el escritor estadounidense John Green y publicada en el año 2012 por la editorial Dutton Books. John es autor de cuatro obras literarias, pero “Bajo la misma estrella” es la primera de sus novelas, que fue traducida al español, por la editorial Nube de tinta.
Este libro cuenta la historia de dos adolescentes con cáncer. Nuestra protagonista, Hazel Grace, sufre de cáncer tiroideo, que es una clase de cáncer terminal que afecta directamente a sus pulmones. Hazel no puede respirar por sus propios medios, por eso está conectada constantemente a un tanque de oxígeno, que desemboca en su nariz a través de un tubo transparente. Su madre insiste en que está deprimida porque vive encerrada, y la anima a asistir a un grupo de apoyo para chicos con, o que han tenido cáncer, con el fin de que puedan ayudarla a salir adelante y tal vez, logre hacer algunos amigos.
Hazel deja claro desde las primeras páginas del libro, que evita relacionarse con más personas que no sean las inevitables, como sus padres, porque mientras menos personas se involucren sentimentalmente con ella, menos serán las que salgan lastimadas en el momento en el que su tiempo en la tierra se termine.
En el grupo de apoyo, Hazel se encuentra con muchos chicos con diferentes tipos de cáncer, pero ninguno similar al suyo, y también ahí, conoce a nuestro protagonista masculino, Augustus Water, un chico de diecisiete años que perdió una pierna a causa de una enfermedad llamada osteosarcoma, y que ya lleva un año y medio completamente libre de Cáncer.
En el momento en el que Gus (Augustus) entra en la vida de Hazel, todo cambia. 

Siendo tristemente conscientes de la realidad que viven, van a adentrarse en una loca aventura juntos, buscando a Peter Van Hauten, el escritor de “Un dolor imperial”, el libro favorito de Hazel, y por el cual Augustus va a obsesionarse. Intentaran conseguir las respuestas a las preguntas que ambos tienen sobre la continuidad del final incógnito de ese libro, mientras que al mismo tiempo, irán enamorándose poco a poco.
El libro es triste si, no voy a negarlo. Lloras muchísimo y sufrís aún más, pero los grandes momentos felices hacen que cada lágrima valga la pena.

La historia, al estar narrada en primera persona por Hazel, logra que te metas en la vida del personaje como si fuese tuya. Lo más especial del libro, a mi criterio, es que a pesar de que Hazel cuenta constantemente las desgracias que tiene que sufrir a causa de su enfermedad, en ningún momento podes sentir lastima por ella. Yo, personalmente, si sentí un poco de pena por otros personajes del libro, pero nunca por Hazel. De algún extraño modo, ella se encarga de que no puedas tenerle lastima. Durante toda la lectura sos consciente de que ella lo odiaría, entonces no te permitís el sentimiento. Es un poco absurdo, ya que estamos hablando d un personaje de un libro, pero así de grande es la conexión que se genera con Hazel.
El libro está narrado de una forma muy cruda, está repleto de humor negro, mayormente por parte de Augustus, y hace que te sientas culpable por reírte, porque a pesar de que bromeen con su enfermedad, en el fondo sabes que todo lo que dicen es cierto. Así como te reís de su sarcasmo, también sentís unas inmensas ganas de llorar.

El titulo original del libro en inglés es “The fault in our stars”, y la traducción correcta al español vendría a ser algo así como “La culpa en nuestras estrellas”. El escritor, John Green, conto que se inspiró en ese título por una frase que Williams Shakespeare cita en su obra de teatro, “Julio cesar”, que dice: “La culpa no recae en nuestras estrellas, querido bruto, si no en nosotros que estamos bajo ellas”. Es una metáfora, prácticamente todo el libro es una metáfora, y aunque puede interpretarse de muchas maneras, a mí me gustó mucho la opción que dice que con “las estrellas”, se refiere al cielo, los dioses, o el destino, y a que la culpa no está ahí, que lo mejor que pueden hacer es vivir el tiempo que les quede y ser felices de la mejor manera que puedan. Juntos, compartiendo la misma pena.

Hazel y Augustus, dentro de su pequeño infinito, son felices a pesar del destino. 
El final del libro es muy inesperado. Nunca, durante toda la lectura, llegas a imaginarte que puede suceder algo así, y eso es increíble, ya que la mayoría de las historias predecibles, terminan resultando sosas y aburridas.
“Bajo la misma estrella” es un libro existencialista, que después de terminar de leerlo, te deja pensando seriamente en lo que estás haciendo con tu vida. A pesar de ser un libro sobre el cáncer, es una historia que habla de vivir, incluso más allá de la muerte, y que logra hacerte valorar cada segundo en el que sos bendecido con la vida.
Este libro eta lleno de alegrías, no solo es una historia triste. Es un libro muy hermoso que probablemente nunca olvides.
A quienes leyeron el libro, espero que les haya gustado esta reseña, y a quienes no lo leyeron, espero aunque sea haberlos tentado a hacerlo.

“Bajo la misma estrella” es mi libro favorito sobre todos los libros, siempre el primero a la hora de tener que recomendar uno, simplemente magnifico. Por eso, a este libro le doy cinco, de cinco estrellas.


Mi mundo feliz

10.3.14


Mi placer favorito en la vida, es ese momento en la noche en el que todo está tranquilo.
Esos pocos minutos en los que cierro los ojos y me deslizo a mi universo paralelo,
Donde todo es diferente,
Donde las cosas suceden del modo que quiero que sucedan, Como dicen los chicos: “Mi mundo feliz”.

En mi mundo feliz, las personas son distintas a como en realidad son cuando tengo los ojos abiertos. Todos son comprensivos, y se parecen mucho a como a mí me gustaría que fueran, son felices, y son la clase de personas de las que a todos les gustaría estar rodeados. Cuando tengo los ojos abiertos, las personas no son todas felices.
 Y eso es algo que suele ponerme un poco triste.

En mi mundo feliz, obtengo las cosas que quiero con mucha más facilidad. Podría decirse que en este lugar soy una chica con suerte, y las cosas que tengo se parecen mucho a las cosas que me gustaría tener, y son la clase de coas que a todos les gustaría tener. Cuando tengo los ojos abiertos, tengo muchas cosas especiales que me bastan. Pero sé que hay personas que abusan del materialismo para ser felices. 
Y eso es algo que suele ponerme un poco triste

En mi mundo feliz tengo un montón de amigos, y todos son perfectos. Es decir, la clase de amigos que a todo el mundo les gustaría tener, y están cerca de mí. Todos. Cuando tengo los ojos abiertos no tengo muchos amigos, solo unos pocos, y si son perfectos, pero a diferencia de en mi universo paralelo, de este lado de la realidad los tengo lejos. 
Y eso es algo que suele ponerme un poco  triste.

En mi mundo feliz tengo un amor de película. Uno de esos amores perfectos. Es de esa clase de amores que me gustaría tener. Un amor de esos que a todo el mundo les gustaría tener. Donde me gusta el romanticismo y no necesito negarlo por vergüenza, porque lo tengo, y es mío. Soy vagamente consiente de que las personas se niegan al romance cuando no son verdaderamente felices.
Y eso es algo que suele ponerme un poco triste.

En mi mundo feliz soy una buena persona. Esa clase de chica que me gustaría ser, una de esas chicas a las que a todas las chicas les gustaría parecerse. Cuando abro los ojos no me parezco mucho a esa chica.
Y eso es algo que suele ponerme un poco triste.

Cuando abro los ojos choco contra la realidad.
Nada es cierto, y soy simplemente yo.
La chica rodeada de personas no felices, como nadie quisiera estarlo. Con cosas que a nadie le gustaría tener, con amigos demasiado lejos como a nadie le gustaría tener, con un amor poco convencional como a nadie le gustaría tener, y siendo yo, la chica como a la que nadie le gustaría ser.

Y esto es algo que suele ponerme un poco triste.