Tu fuerza interior

14 de enero de 2014


En realidad, no es lo fuerte que seas lo que te hará ganar la batalla, si no lo fuerte que te muestres ante tu rival. Mientras más débil te muestres, mas alimentaras su poder sobre ti, en cambio, si le muestras que tanto poder puedes mantener, estarás tocando su talón de Aquiles.
No pierdes porque alguien te deje. Pierdes cuando le dejas ver que tanto te destroza eso. Llora, grita, rompe cosas. Desahógate. Pero nunca dejes que quien te hace daño lo vea. Sonríe, forma una pared ante tus sentimientos. Y crece interiormente frente a lo que te traiga el destino. Siempre viene algo mejor.